domingo, 30 de noviembre de 2014

Una rica barbacoa para almorzar

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de la Ciudad de Santa Catarina


Con el perdón de los lectores y con todo respeto, la mejor barbacoa que se prepara en toda la zona metropolitana de Nuevo León, es la que se hace en Santa Catarina.  Curiosamente la palabra es de origen caribeño y significa “zarzo” (tejido de varas, cañas o juncos) o “andamio” que se coloca dentro del horno. Precisamente cuando llegaron los colonizadores de origen ibérico, vieron como a los indígenas les daba por cocinar una variedad de animales y plantas dentro de un horno subterráneo. Luego a los pobladores les dio por meter animales que ellos trajeron como becerros, borregos y cabras. En nuestras carnicerías a veces las hacen desde un día anterior en tambos o cazos. Pero sin duda alguna la mejor es la que se cuece en un hoyo en la tierra toda la noche, en cuyo interior se colocan piedras y las brasas encendidas.  En ellas se coloca la carne ya sazonada cubierta con pencas de maguey. Luego echan una capa gruesa de tierra y sobre ella, piedras y más brasas para que no entre aire y se pueda “arrebatar la carne”, es decir, no quede bien cocida. Los que las cocinan se quedan a vigilar mientras festejan. Otros se van a dormir y al día siguiente van y destapan el pozo barbacollero. Al abrir el hoyo inmediatamente se respiran los suaves vapores de la carne. De acuerdo a las crónicas, los antiguos pobladores del noreste también preparaban sus alimentos en los hornos subterráneos. Y regularmente el mejor día para consumirla con unas buenas tortillas ya sea de maíz o de harina, con su respectiva salsita, cebollita y cilantrito pues son los domingos después de un sábado ajetreado. Ya entre semana, no falta quien venda tacos de barbacoa en puestos situados por todos lados. Y con su permiso, yo me voy a almorzar unos tacos de barbacoa. 

sábado, 29 de noviembre de 2014

La carne seca


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Con la carne seca se prepara uno de los platillos más representativos y típicos de Nuevo León, el machacado con huevo. Nuestros pueblos con una rica tradición ganadera, preparaban tiras de carne que salaban y dejaban secar a la intemperie. ...No tenían la capacidad de mantenerlos en buen estado y se dieron cuenta que ya secos se podían comer solos o cocinados con otro alimento. Los pastores y militares llevaban como comida el famoso bastimento, consistente en un pan de maíz llamado biscocho y el tasajo. Por su consistencia se podían comer fríos o los calentaban para hacer un caldillo, unos huevos revueltos o con frijoles. Era común que las matronas de nuestros pueblos hicieran tasajos con la carne, la colocaban en mecates y luego la machacaban y golpeaban para suavizarla y hacer pequeñas porciones. Se hace muy buena carne seca en municipios con tradición ganadera como Los Herreras, Cerralvo, China, General Bravo, Los Aldamas, Doctor Coss, Los Ramones, General Terán y Montemorelos; además del que se prepara en el antiguo Valle del Carrizal de los Aiguales, en donde el más conocido de todos, - indudablemente - es el que cocinaba en vida, la señora Fidencia Quiroga de mero Ciénega de Flores. 

viernes, 28 de noviembre de 2014

La carne asada

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina



Dicen que en Nuevo León durante el verano, lo mejor es una tarde con una carne asada y una cheve de volada. También José Vasconcelos sentenció: “donde termina el guisado y empieza la carne asada, ahí termina la civilización”. Inmediatamente salieron norteños a defender su cultura y su tradición gastronómica. Se dice que hay tres Méxicos: un norte trabajador no muy dado a la cultura, un centro pensante y un sur problemático. Más no debemos considerar el grado cultural de un pueblo basado solamente en el cultivo de las bellas artes. La cultura es el modo de vida de un pueblo y en ese sentido todo es cultura en cuanto manifestación humana. Del Trópico de Cáncer hasta el río Bravo y los límites con los Estados Unidos la carne asada es un platillo sencillo y recurrente pero no por eso denota un grado o nivel cultural. Todo lo contrario, preparar y asar las carnes tiene su chiste y su método. Por tener zonas ganaderas considerables, la carne para asar es considerada como de la mejor. No se diga la que se puede conseguir en Múzquiz y Sabinas, Coahuila. En Nuevo León tenemos muy buenas expendios y en algunos de nuestros pueblos se tienen carnicerías que anuncian la venta de carne fresca con banderas: roja para res y azul para la de puerco. El origen de la carne asada lo vemos en los antiguos indígenas nómadas, cazadores y recolectores, que les gustaba tatemar la carne en las brasas o en la hoguera para consumirla. Y a la llegada de los pobladores de origen ibérico, introdujeron ganado mayor y menor y pronto el consumo y gusto por la carne asada proliferó a tal grado de que las hacemos para fiestas y reuniones especiales. Con una buena salsa, tortillas, cocida con carbón natural o leña de mezquite pues mucho mejor. 

jueves, 27 de noviembre de 2014

La Sociedad Amistad y Unión de Santa Catarina


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


En 1907, los principales representantes en el comercio, la agricultura, la minería y la política, se agruparon en una sociedad a la que llamaron Amistad y Unión. Tenía la intención de apoyar al general Bernardo Reyes, entonces gobernador y comandante militar de Nuevo León para llevarlo como candidato a las elecciones de 1910. Todos ellos gobernaron y administraron al municipio de Santa Catarina entre 1888 y 1936. ¿Sabían ustedes que una ley impedía que una persona sin recursos propios llegara a la alcaldía o algún cargo dentro del cabildo? Decían que el servidor debía tener un modo honesto de vivir, un trabajo seguro que le permitiera servir a los demás y no valerse del cargo para enriquecerse. El único funcionario al que pagaban era al secretario del ayuntamiento. Aquí vemos a Manuel Ordóñez, Pedro González Espinosa, al doctor Macedonio Ayala, a José María Guerra Villanueva, a Fortunato Rodríguez entre otros ilustres personajes que estaban ligados a la vida económica y social de Santa Catarina. Una lectora preguntó si los alcaldes habían pertenecido a la logia masónica. Seguramente. Vean en ésta foto las dos columnas, un escritorio con libros y otros objetos decorativos que nos recuerdan la afiliación a una asociación liberal y mutualista, pues promueven la hermandad y el compañerismo entre sus miembros. Esta foto estuvo por muchos años en el archivo municipal de Santa Catarina y en algún momento a alguien le gustó y desapareció. Lo bueno es que le tomé una foto que ahora comparto con Ustedes. 

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Una campaña electoral en 1967

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Ya vienen los tiempos de decisión para elegir candidatos a un cargo de representación popular. El próximo año se renovará el congreso del estado, los cabildos y la gubernatura de Nuevo León. Se aprestan los chapulines para continuar en las generosas nóminas. Y no lo dudo, dicen que vivir fuera del presupuesto es vivir en el error y amistad que no refleja en nómina, pues simplemente no es amistad. Esta foto corresponde a los inicios del año de 1967. Están los funcionarios municipales de Santa Catarina, el alcalde y algunos ex alcaldes acompañados por las fuerzas vivas y representativas de Santa Catarina apoyando con todo al Lic. Eduardo A. Elizondo que asumió el cargo de gobernador constitucional de Nuevo León a principios de octubre de 1967. Hay alumnos de escuelas y podemos apreciar parte de los riscos y formas caprichosas de nuestra sierra conocida como de La Huasteca y una parte del río Santa Catarina. Muchos de ellos fueron alcaldes, regidores y síndicos sin percibir salarios. A lo mejor se beneficiaron, pero todos ellos terminaban sus responsabilidades civiles y se quedaban a vivir en el pueblo y si cambiaban de domicilio, mantenían relaciones familiares y sociales con su pueblo y su gente. "¡Cómo han cambiado los años, las cosas que da la vida...!" 

martes, 25 de noviembre de 2014

La tradición a la virgen de Santa Catarina


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de la parroquia y de la ciudad de Santa Catarina


Hoy es el día de Santa Catarina, la virgen doncella martirizada por defender la fe cristiana en el siglo III de nuestra era. Ahora, ¿por qué se fue desplazando ésta fiesta tan importante para nuestro pueblo, a tal grado de que llegó a casi desaparecer? Una vez leí un documento con el siguiente dato: a fines del siglo XVIII los habitantes del antiguo valle de Santa Catarina presentaron revista de armas y luego hicieron fiesta. Llegaron las bebidas espirituosas y se embriagaron. De pronto llegaron unos llamados "indios bárbaros" y atacaron a la población. La orden fue tajante, ya no debían regocijar tanto y tal vez la fiesta se relegó a tal grado de que en 1820 los vecinos festejaban el 25 y el 26 de julio en honor a Santiago Apóstol y a Santa Ana. Recuerden que el templo parroquial se hizo a partir de 1810 en honor a la güerita de los Altos, nuestra señora de San Juan de los Lagos y desde principios del siglo XX el día del 15 de agosto se quedó como la principal fiesta de la cabecera municipal de Santa Catarina. A lo mejor el clima impide realizar una buena kermesse, pues en éste periodo del año no sabemos cómo estará el día y la tarde. La gente ya no sale tanto de sus casas y prefieren no asistir a la misa y a la función pública. Ciertamente quienes recuperaron ésta tradición fueron el entonces párroco el padre Miguel Alanís Cantú y el vicario el padre Juan Héctor Garza, cuando al caer el templo en 1984 decidieron un proceso de pastoral justificado en la identidad y la memoria de nuestro pueblo y de nuestra parroquia. Luego el padre Alejandro Leal y Eduardo Faz continuaron con ésta tradición, que a mi juicio debe coincidir con la fecha de fundación, pues los colonizadores ibéricos tenían la costumbre de poner un nombre de acuerdo al día en que llegaban. Y posiblemente el 25 de noviembre de 1577 (es una suposición mía sin documentación que la respalde), es la fecha en que debemos conmemorar la fundación de nuestro municipio y de nuestra parroquia. 

lunes, 24 de noviembre de 2014

Santa Catarina: entre la tradición y la leyenda

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Previo a los trabajos del Concilio Vaticano II, a partir de 1961 se dio un movimiento revisionista y reformador para la devoción y culto popular hacia muchos de los santos y mártires que la Iglesia elevó a los altares a lo largo de su historia. En 1969 le presentaron a su santidad Pablo VI un listado de algunos de ellos. Sus vidas tenían muchas referencias orales y a veces se confundían con tradiciones paganas. Entre ellos estaban Santa Catarina de Alejandría, San Nicolás de Bari, San Jorge y San Cristóbal. La primera muestra de tal cambio las vimos en los almanaques. Durante algún tiempo no aparecía la virgen de Santa Catarina en el santoral del 25 de noviembre. Ciertamente muchos feligreses se molestaron pues los santos daban nombre a sus parroquias, pueblos y devoción particular. En la curia romana se puntualizó: todos los que habitan en el cielo son santos. La Iglesia lleva a los altares a quienes dan testimonio y muestra de su vida en beneficio y defensa de la fe cristiana. Como ustedes saben, la canonización es un proceso meticuloso y a veces complicado. Después de varios estudios y pruebas los hacen santos y eligen a los más representativos o conocidos para el calendario litúrgico o santoral que se sigue cada día. En esa perspectiva los santos removidos del calendario no dejan de ser santos ni han sido rechazados por la Iglesia y continúan sus muestras de piedad popular en las diferentes regiones donde son más conocidos. Y al fin de cuentas la Iglesia católica aún mantiene la fecha del 25 de noviembre como el día de Santa Catarina virgen y mártir de Alejandría, que da nombre a nuestro municipio, pueblo, parroquia y al cañón o Boca del Potrero de Santa Catarina. 

domingo, 23 de noviembre de 2014

La imagen de Santa Catarina que pintó Efrén Ordóñez

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

Cuando elevaron a parroquia a nuestro templo, se adquirió una imagen de la virgen de Santa Catarina. En ella representaban el martirio de la santa y decían que inspiraba más bien temor en lugar de devoción o piedad popular. Entonces para que los niños no la vieran la ocultaron. En tiempos del padre José María Villarreal (1930-1950) esa imagen fue a dar al templo de San Francisco de Paula en la congregación de La Fama y ya no se supo más de la misma. Tal vez con el padre Cayetano Vázquez se consiguió otra, más pequeña pero presentaba a la santa en actitud más sobria y altiva. Lamentablemente al caerse el templo, muchas cosas fueron a parar a domicilios particulares para su resguardo y ya no regresaron al templo. De igual forma al entonces párroco Miguel Alanís Cantú no le gustaba esa pintura y pidió a Efrén Ordóñez que hiciera otra, la cual fue bendecida y colocada en el altar del templo provisional que estaba en un local que había servido como negocio en la calle Zaragoza casi esquina con Manuel Ordóñez, propiedad de don Horacio Martínez Padilla (q.e.p.d.). Vino el arzobispo de Monterrey don Adolfo Suárez Rivera el 20 de noviembre de 1984 para entregarla formalmente a la feligresía del templo parroquial de Santa Catarina y desde febrero de 1986, la pueden apreciar en el altar mayor del templo parroquial de Santa Catarina, virgen y mártir de Alejandría, cuya advocación le da nombre a éste municipio, a nuestro pueblo, al río Santa Catarina, al cañón de Santa Catarina y al templo parroquial. Yo también soy el cronista de la parroquia de Santa Catarina, pues recibí nombramiento por el padre Eduardo Faz el 15 de agosto de 2001, 

sábado, 22 de noviembre de 2014

El origen del patronato de un pueblo

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


La virgen y mártir que da nombre a nuestro municipio se llama Santa Catarina de Alejandría. Ella nació probablemente en el año de 287 en Alejandría, Egipto. Desde muy joven se consagró en vida y en estudio a la religión cristiana y por defensa y promoción de su fe, fue martirizada más o menos en el año 305 en Alejandría, Egipto. De acuerdo a la tradición copta, primero fue martirizada en una rueca con puntas afiladas y luego decapitada. El primer milagro ocurrió cuando en lugar de sangre salió un líquido tan blanco parecido a la leche. Señal de su pureza y castidad ofrendada a Jesucristo. Por eso es la santa de la pureza y literalmente Catarina viene del griego “katarsis” que significa pureza. Sus restos fueron llevados por ángeles a un monasterio que lleva su nombre en el Monte Sinaí. Es venerada en la Iglesia copta (Egipto), en las Iglesias católica, ortodoxa y en la anglicana. Para el rito oriental, su fiesta ocurre el 24 de noviembre y para el martirilogio romano el 25 de noviembre.  Siempre se le representa con la palma del martirio, la espada y la rueca con puntas afiladas; la corona por alusión a la realeza; y a veces con el libro símbolo de sabiduría. Es la patrona de los filósofos, estudiantes, oficios relacionados con las ruedas; los predicadores y otros oficios más. Y desde 1577 es la patrona de éste valle que luego se convirtió en municipio en 1820, de la parroquia cuyo nombramiento data de 1894, del río, del cañón y de la cabecera municipal de Santa Catarina, Nuevo León. 

viernes, 21 de noviembre de 2014

¿Y quienes fundaron y establecieron San Pedro Garza García?

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

Respecto a los fundadores de San Pedro Garza García, siempre se han considerado como tal a Miguel de Montemayor y Mónica Rodríguez. El primero nieto de don Diego de Montemayor. Mónica era sobrina por los dos lados de Lucas García y Juliana de Quintanilla. La primera pobladora de San Pedro se casó en 1624 con Miguel de Montemayor, hijo de Alberto del Canto y de Estefanía de Montemayor, nacido en 1586 en Saltillo y muerto el 25 de octubre de 1643 en la hacienda de San Pedro Los Nogales. Mónica era hija de Diego Rodríguez y Sebastiana de Farías Treviño y Quintanilla. Había nacido en 1592 en la ciudad de México y falleció en la hacienda de San Pedro el 30 de junio de 1681. La familia de los Rodríguez de Montemayor fue grande: Diego (1623-1676), Margarita (1626-1680), Petronila (1627-1672), María (1628), Juan Francisco (1629), Domingo Montemayor (1630), José (1631), Bernardo (1632), Mateo (1633), Bernarda (1640) e Inés (1645-1712). Mónica Rodríguez recibió de parte de su padre como dote al casarse, la hacienda de San Pedro los Nogales. Al morir su esposo ella continuó con la población, recibiendo mercedes de tierras y encomiendas de indios, reconociéndola como “benemérita, pobladora y encomendera”. Al morir sus restos fueron llevados a la iglesia parroquial de Monterrey el 30 de junio de 1681. Hoy en día, la máxima presea que el gobierno municipal de San Pedro Garza García entrega a sus ilustres ciudadanos se llama Mónica Rodríguez en su honor. ¿Entonces quien es el fundador de San Pedro Garza García? Pues don Diego Rodríguez. Su hija y yerno continuaron la población del lugar. 

jueves, 20 de noviembre de 2014

418 años de una historia y de una misma identidad compartida

Antonio Guerrero Aguilar/ 
Orgullosamente Cronista de Santa Catarina sin reconocimiento oficial de mi municipio



De acuerdo a la tradición oral, el 20 de noviembre de 1596 don Diego de Montemayor entregó mercedes de tierras y aguas al llamado "capitán de la paz" don Lucas García para poblar y producir en la entonces hacienda de Santa Catalina. En ese mismo día, don Diego Rodríguez el justicia mayor y lugar teniente de don Diego de Montemayor, (por cierto hermano de don Lucas García) recibió los permisos correspondientes para hacer lo mismo en un paraje al que llamaron la hacienda de San Pedro Los Nogales, origen del actual municipio de San Pedro Garza García. Desde entonces ambos municipios además de ser vecinos, comparten un mismo pasado, una misma historia familiar y paradójicamente los dos lados de una moneda. San Pedro Garza García es uno de los municipios con mayor índice de desarrollo social en México. Y tal vez sea el corazón económico de Nuevo León. De Santa Catarina no puedo decir lo que siento pues en dos periodos, los dos con ya 30 años en el poder nos han dejado en pleno rezago y abandono en comparación con los vecinos de al lado. Las dos haciendas conformaron el valle de Santa Catarina hacia 1725. Luego Santa Catarina se convirtió en municipalidad en 1820, mientras San Pedro quedó dentro de la jurisdicción de Monterrey hasta fines de 1882 cuando se convirtió en municipio y pudo elegir a su primer cabildo, encabezado por el santacatarinense don Natividad García. Entre Santa Catarina y San Pedro Garza García se instalaron las tres primeras industrias de Nuevo León. Luego al crearse la parroquia de Santa Catarina en 1894, se atendieron las necesidades espirituales de todo el lugar. Santa Catarina se convirtió en ciudad el 20 de noviembre de 1977 y San Pedro Garza García lo hizo tiempo después. Decían que no le convenía convertirse en ciudad por que dejaría de recibir recursos federales como del estado. Hoy Santa Catarina y San Pedro Garza García cumplen 418 años de su establecimiento y nuestro pueblo cumple 34 años de ser ciudad. "Estas son las mañanitas..." 

miércoles, 19 de noviembre de 2014

¿Por qué surgió Santa Catarina?

Antonio Guerrero Aguilar/ Orgullosamente cronista sin nombramiento oficial de Santa Catarina



Solo de ésta forma podremos llegar a las raíces históricas de nuestro pueblo. En Santa Catarina se llevó a cabo una colonización, a través de un proceso que abarcaba el establecimiento de un lugar, poblarlo, cuidarlo, sacar provecho de él y echar raíces. Esta colonización se hizo pues Santa Catarina era un punto importante para las comunicaciones y que al haber una población formalmente establecida, se dedicaron a la explotación de recursos agropecuarios y al descubrimiento de importantes vetas minerales en las montañas que rodean al valle de Extremadura y conforman la Sierra Madre Oriental. Pero sobre todo, aunado a los mantos acuíferos que había en la Sierra y bajaban por el río Santa Catarina. De hecho, la jurisdicción de la antigua hacienda se fue río arriba, hasta encontrar su origen. Toda la sierra perteneciente a Santiago, una sección de Arteaga y otra de Ramos Arizpe fueron de Santa Catarina en algún tiempo. Hubo cierta prosperidad minera pero no llegó a tanto como para rivalizar con los reales de minas de Sabinas o Vallecillo. Entonces se aprovechó el agua de la boca del potrero para dedicarse a la agricultura y a la ganadería. La hacienda constaba de 15 caballerías de tierra, diez sitios de ganado mayor y 114 de ganado menor. Tan solo éstos equivalen a casi 90 mil hectáreas. Hoy la superficie territorial llega a 876 kilómetros cuadrados. ¡A 418 años de su establecimiento y a 37 de la elevación a ciudad, refrendamos con orgullo nuestra historia, identidad y memoria de Santa Catarina! P.d. Este es un plano correspondiente a mediados del siglo XVIII. Tan solo para darnos una idea de cómo estaba nuestro pueblo en esos años. 

martes, 18 de noviembre de 2014

¿Es Santa Catarina o Santa Catalina?


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Bueno, ya he publicado en otras ocasiones ésta reflexión, pero conviene mantenerla al tanto: ¿Es Santa Catarina o Santa Catalina? El nombre original de la virgen y mártir de Alejandría es Catarina, cuya traducción en griego significa purez...a. Catarina es la virgen de la pureza, del pensamiento y por ello alcanzó la palma del martirio. Al pasar al mundo romano, el nombre quedó en Catalina y con el mismo Alberto del Canto llamó al valle y a la estancia en 1577 y en 1596, la nombran oficialmente “Hacienda de Santa CATALINA”. El nombre cambió en el siglo XVIII; en un acta de bautizo correspondiente al templo parroquial de Monterrey con fecha del 29 de mayo de 1715, anotan por vez primera su nombre como hacienda de Santa CATARINA. Luego vuelven a escribir el nombre como Santa Catalina hasta en otra acta del 26 de diciembre de 1715 cuando vuelven a escribir Santa CATARINA. A partir de marzo de 1716, en la mayoría de los registros civiles como religiosos, escriben el nombre como Santa CATARINA. El insigne historiador Tomás Mendirichaga, consigna que desde fines de febrero de 1718, mediados de junio de y fines de julio de 1723, es mencionada como hacienda de SANTA CATARINA y ya no vuelven a escribir SANTA CATALINA, nombre original que se tenía desde con don Alberto del Canto. Dice Israel Cavazos que fue un cambio de lenguaje, a partir de los nuevos usos del lenguaje que tenemos Incluso hasta la define como un americanismo. Curiosamente escribimos Catarino para el nombre de varones y Catalina en mujeres. 

lunes, 17 de noviembre de 2014

¿Y por qué se llama Santa Catarina?


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina
 

Santa Catarina junto con el apóstol Santiago eran los patrones de las milicias tanto terrestres como marítimas. Por eso hacían manifestaciones litúrgicas y fiestas civiles en su honor. El nombre de Santa Catalina le fue impuesto a una estancia que servía como punto de enlace y comunicación entre Santa Lucía y la villa de Santiago del Saltillo, a la llegada de Alberto del Canto en 1577. El nombre se hizo extensivo a todo el valle que inicia desde cuesta de Carvajal hasta el cerro de la Silla, delimitado al norte por Las Mitras y la Loma Larga y al sur por la Sierra Madre conocida desde tiempos ancestrales como de La Huasteca. Don Luis Carvajal y de la Cueva refrendó el nombre como el valle de Santa Catalina de Nueva Extremadura. Y desde 1596 a la hacienda de los García de Quintanilla le titularon de Santa Catalina en honor a la virgen y mártir del siglo III que perdió su vida en defensa de la fe cristiana en Alejandría, Egipto. En días venideros trataré la vida de la santa que hoy en día le da nombre al municipio, a la cabecera municipal, al río, al cañón y al templo parroquial de Santa Catarina, virgen y mártir de Alejandría, cuya fiesta se conmemora el 25 de noviembre. 

domingo, 16 de noviembre de 2014

¿Y en dónde quedó la primera hacienda de Santa Catalina?

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Según la tradición oral, la hacienda de Santa Catarina fue establecida en el lugar conocido como El Mármol, situado en la calle República atrás de una finca conocida como la Muralla. Ahí estuvo la finca principal que habitaron los García de Quintanilla. También se dice que una de las primeras obligaciones fue la de abrir la acequia desde la entrada a la Boca del Potrero de Santa Catarina y así regar las tierras del cultivo. Pronto la hacienda se hizo famosa a tal grado de que decían, era la mejor de todas las haciendas desde Zacatecas a éstas partes. Luego localizaron importantes y considerables vetas de plata y plomo en el cerro de Las Mitras. El 8 de octubre de 1624, los caciques indios Huajuco y Colmillo atacaron a la hacienda de Santa Catalina. Quemaron la casa grande, las trojes, las bodegas y en el incendio se perdieron las escrituras de la propiedad de la hacienda. Lucas García ya no vio restituidos sus bienes pues murió entre 1630 y 1631. Fue hasta el 7 de mayo de 1635 cuando don Martín de Zavala entonces gobernador del Nuevo Reino de León, entregó las nuevas mercedes de tierras y aguas a doña Juliana de Quintanilla. El archivo histórico municipal de Santa Catarina mantiene documentación colonial muy importante. Lamentablemente lo tienen desorganizado a 27 años en que lo rescaté y organicé en su primera etapa. Este plano corresponde a 1736 y probablemente sea el más antiguo que se conoce y describe a nuestra tierra que éste 20 de noviembre cumplirá 418 años de que establecieran formalmente la entonces llamada Hacienda de Santa Catalina.  

sábado, 15 de noviembre de 2014

Dinastías que se formaron de un tronco genealógico

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Respecto a los apellidos de nuestros primeros pobladores. Muchos de ellos de origen portugués quienes cambiaban el apellido o se ponían uno nuevo. Para que no se perdiera la línea materna, para recordar a un antepasado ilustre o para fundar un nuevo linaje. De García y Quintanilla vinieron otros más: Arredondo, Buentello, Ayala, Guerra, Cepeda, Espinoza, de Luna, Góngora, Rodríguez, Rangel, Treviño, Villanueva, Díaz, Abrego, Saldívar, Martínez, Jiménez, Castillos, Ornelas, Hernández, Páez, Ordóñez, Garza,  Villarreal, Elizondo, Morales, Arizpe, Flores, Vázquez, González, Medrano, Perales, Rangel, Sepúlveda, Téllez, Torres, Valdés, Pérez, Dávila y otras dinastías se fueron formando las familias de Santa Catarina hasta quienes deciden instalarse para vivir en esta tierra. Llegaron otras más y la hacienda se convirtió en valle, luego en villa y finalmente en ciudad conurbada a la zona metropolitana de Nuevo León. De acuerdo al liberalismo norestense, el hombre no debe ir al templo más que a bautizos, bodas y misas de cuerpo presente. Y si asiste se arriesga a que le digan santurrón o mocho. Lo cierto es que en los grupos parroquiales siempre han estado presentes las damas como las que aparecen en ésta foto tomada en el atrio en la década de 1960, como recuerdo de una misión en la que participaron unas religiosas de cierta congregación que no logro identificar.  Aquí viene una muestra representativa de la belleza de la mujer santacatarinense. Muchachas que se hicieron mamás, tías y ahora orgullosamente abuelas, quienes nos recuerdan en cierta forma a doña Juliana de Quintanilla. 

viernes, 14 de noviembre de 2014

Doña Juliana de Quintanilla

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Los fundadores de Monterrey y del Nuevo Reino de León tenían por esposas a mujeres de armas tomar. Las primeras pobladoras de nuestros pueblos quienes ejercieron el matriarcado, la defensa, el poblamiento y las actividades económicas de las haciendas y estancias que promovieron. Doña Juliana de Quintanilla probablemente nació en 1578 en la ciudad de México. Hija del capitán de origen portugués Juan de Farías y María Ana de Treviño. Casada con Lucas García hacia 1596 con quien pobló la hacienda de Santa Catalina. Murió en Monterrey en 1667. El 7 de mayo de 1635, doña Juliana ya viuda de don Lucas García, recibió la merced de tierras que amparaban aquellas que se habían perdido durante el ataque de Huajuco y Colmillo en 1624. Al morir don Lucas García entre 1630 y 1631, doña Juliana de Quintanilla quedó como encomendera y labradora. Los García de Quintanilla formaron una numerosa prole a la cual se les añadieron otros núcleos familiares: Bartolomé de quien no tenemos referencias, solo que se fue a España y regresó. Tuvo dos hijos: Juan y Tomás García Espejo. Diego García casado con Mariana Saldívar (Sosa), Bernardo García con María de Sosa (hija de Vicente Saldívar y María de Sosa); Lucas García el Mozo con Josefa de Ayala, Tomás García con Isabel de Arredondo, Nicolás con Juana Bracamonte, Juana de Farias con Nicolás Flores de Abrego.  
Ana de Quintanilla con Bartolomé González Hidalgo, María de Quintanilla con José de la Cruz y Beatriz. En la sierra Madre de Santa Catarina hay un cañón llamado de Santa Juliana en su honor.

jueves, 13 de noviembre de 2014

El primer poblador de Santa Catarina


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

Se considera a Lucas García como el poblador y fundador de Santa Catarina. Originario de Portugal, se desconoce su fecha de nacimiento. Hijo de Baltazar Castaño de Sosa e Inés Rodríguez. Siendo adolescente pasó a la Nueva España y estuvo en la fundación de la Villa de Santiago del Saltillo en 1577. Participó en acciones de guerra y pacificación al lado de Alberto del Canto, Diego de Montemayor y Manuel de Mederos. Por su dedicación alcanzó el grado de capitán. Contrajo matrimonio con Juliana de Quintanilla y formaron una familia integrada once hijos. Acompañó a Diego de Montemayor en la fundación de la Ciudad Metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey el 20 de septiembre de 1596. Solicitó las tierras que estaban entre Saltillo y Monterrey que recibían el nombre de Estancia de Santa Catalina. Convertida en hacienda debido a las buenas tierras y al agua que salía por la Boca del Potrero de Santa Catalina el 20 de noviembre de 1596. Pronto localizaron importantes vetas argentíferas que permitieron el desarrollo de la región. Lucas García aprendió las lenguas nativas, principalmente la huachichila. Por el buen trato que daba a las naciones étnicas le llamaban “el capitán de la paz”. También participó en la vida política: fue regidor de Monterrey en 1599, 1601, 1605 y 1606. Alcalde ordinario de Monterrey en 1602, 1603, 1607, 1611, 1624, 1627 y 1628. En 1616 fue nombrado Procurador del Nuevo Reino de León. El 8 de octubre de 1624, los caciques indios Huajuco y Colmillo atacaron a la hacienda de Santa Catalina. Quemaron la casa grande, las bodegas y se perdieron las escrituras de la propiedad de la hacienda. Lucas García murió probablemente entre 1630 y 1631. Siendo cronista de Santa Catarina se propuso la instalación de ésta escultura, pero en el sitio donde se fundó Santa Catarina en avenida las Huertas y privada El Mármol cerca de El Legado, en donde debería estar. Pero mis autoridades prefirieron ponerla en frente de HEB. Respetuosamente no debe estar ahí. 

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Casos y cosas de la fundación de Santa Catarina (2)

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


¿En realidad se puede hablar de una fundación en Santa Catarina? Propiamente no. En una fundación se sigue un protocolo acorde a las leyes con la intención de agradar a los altos funcionarios del gobierno de la provincia, del reino o del virreinato. La Ciudad Metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey si se fundó un 20 de septiembre de 1596. Luego el cabildo repartió tierras a los doce pobladores. Se dice que el 20 de noviembre de ese año, don Lucas García recibió mercedes tanto de tierras como de aguas para poblar y establecer la hacienda de Santa Catalina. Quedaron comprendidas tanto el río Santa Catarina, como las tierras situadas en la Sierra Madre y las otras localizadas entre el cerro de las Mitras y la sierra de la Huasteca como de la Ventana. Don Lucas con su esposa acudió a la entrada del cañón o de la Boca del Potrero de Santa Catarina. Mientras rezaban y anunciaban su posesión total en beneficio de la corona de España y del Nuevo Reino de León y de Monterrey, agarró tierra con las manos, tiró piedras, levantó el agua del río y colocaron una cruz. Pero a decir verdad no hay documentos que justifiquen la fecha del 20 de noviembre de 1596. Todos los documentos que amparaban la posesión legal se perdieron en el ataque e incendio que hicieron Huajuco y Colmillo en febrero de 1624. Entonces don Lucas debió pedir la restitución de los documentos, lo cual llegó en tiempos de Martín de Zavala en 1635, cuando el fundador ya estaba muerto. Pero siempre se ha dicho que Santa Catarina se "fundó", o más bien quedó establecida el 20 de noviembre de 1596. Una fecha más bien basada en la tradición que en la historia, la cual también es válida pues nuestros ancestros siempre consideraron ese día como el inicio de la hacienda que ahora es ciudad y un municipio metropolitano, la llamada Puerta de Monterrey. Y nuestro deber moral es continuar esa tradición para que la memoria y la identidad de nuestro pueblo no se pierda. Con tanta razón dicen que el honor de un pueblo corresponde a los muertos, pues los vivos solo lo usufructúan. 

martes, 11 de noviembre de 2014

Cosas y casos de la fundación de Santa Catarina (1)

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

Este 2014 se cumplen 437 años de que llegó Alberto del Canto (1577) para establecer la estancia de Santa Catalina. Luego Luis Carvajal y de la Cueva en 1583 refrendó éste espacio como lugar de paso y descanso entre la Villa de Santiago del Saltillo y San Luis Rey de Francia y la entonces capital del Nuevo Reino de León llamada León. El 20 de septiembre de 1596 fundan la Ciudad Metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey. Entonces las autoridades repartieron tierras a los primeros pobladores en una jurisdicción de más o menos 15 leguas por cada lado. Por tradición oral, tenemos referencias de que el 20 de noviembre de ese año, hace 418 años, la estancia se convirtió en hacienda en donde el matrimonio formado por el capitán Lucas García y Juliana de Quintanilla levantaron la mejor hacienda situada entre Monterrey y Zacatecas. Son pocos los testimonios vigentes que nos hablan de la historia de hace 400 y 300 años. El templo parroquial es el monumento más antiguo que tenemos en Santa Catarina, pues comenzó a construirse en 1810. La vieja fabrica de hilados y tejidos de La Fama de Nuevo León, recién cumplió 160 años. De los primeros pobladores considerados cazadores, nómadas y recolectores, tenemos cuando mucho algunos tres sitios con arte rupestre. Noviembre es un mes emblemático y simbólico para Santa Catarina, pues coincide la supuesta fecha de fundación con la elevación a ciudad el 20 de noviembre de 1977. Hace 37 años de ello. En éstos días repasaré con Ustedes la historia de la fundación de Santa Catarina. Pues todos los pueblos conmemoran y festejan en grande sus fechas importantes, menos en Santa Catarina en donde parece que la historia, la memoria, la identidad y la cultura no inciden lo suficiente como para considerarlas dignas de recordar. Bueno, lo digo de parte de mis gobernantes.  Pero los ciudadanos sí debemos tener presente nuestra historia y la voy a conmemorar con todos mis queridos lectores. 

lunes, 10 de noviembre de 2014

El triunfo que se perdió

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina 


La historia del Partido Acción Nacional en Santa Catarina comenzó en la década de 1960. Sus primeros miembros debieron enfrentar diversos problemas: desde amenazas, maltrato, pocos apoyos y muchas dificultades. Hasta un vecino de la colonia Industrias del Poniente perdió la vida. Batallaban para conseguir candidatos. Nadie quería ser por que era difícil enfrentar a la otrora poderosa sección 49 textil y luego a la fuerza de la CTM estatal. No obstante estuvieron a punto de llegar a la alcaldía con la señora Conny Maldonado de Zambrano quien aparentemente ganó las elecciones pero no las reconocieron. Hubo manifestaciones, reuniones aquí, en Monterrey y en la ciudad de México. Recuerdo que a muchos reunidos en la casa de Iván Medrano los hicieron dispersarse ante el corte de armas que las fuerzas del orden hicieron en forma prepotente. Conny Maldonado nació el 22 de marzo de 1933 en Santa Monterrey. Hija de don Arturo Maldonado y Ninfa Sada. Contrajo matrimonio con Alberto Zambrano. Estudió primaria y secundaria en el colegio Labastida, Estudió administración de empresas en el colegio del Sagrado Corazón de Louisiana, Estado Unidos. Fue presidenta de la sociedad de ex alumnas del Colegio Labastida, directora de Acción Cultural y Asistencial, A.C.  De joven practicó varios deportes como tenis, golf, equitación, entre otros más. El Partido Acción Nacional la postuló a la alcaldía en 1974. En un evento inusitado se dice que arrasó en las votaciones pero no se le reconoció el triunfo frente a Francisco García Reyes de La Fama. Fue regidora en la administración 1974-1976 y directora del DIF de Santa Catarina en 1989. Dirigente del comité municipal del Partido Acción Nacional; con ese carácter promovió el rescate de una casa antigua para la construcción del edificio sede.  Hoy los tiempos han cambiado y hasta sabemos de las buenas relaciones que tienen con los antiguos enemigos de la democracia. ¿Quién lo viera y fuera a pensar? 

domingo, 9 de noviembre de 2014

Cuando Santa Catarina decidió ser libre...


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

El 9 de noviembre de 1988, la comisión estatal electoral informa que la candidata por el PAN, la señora Tere García de Sepúlveda, había obtenido el triunfo sobre la lideresa de la CTM Gloria Mendiola. En contraposición, la comisión municipal sostuvo el triunfo de la candidata por el PRI. Comienzan las manifestaciones y muestras de apoyo popular, para concluir un periodo de casi 30 años en el cual nos habían gobernado alcaldes de extracción cetemista, primero pertenecientes a la sección 49 textil de La Fama y luego líderes del organismo obrero estatal. El 19 de noviembre de 1988, Santa Catarina decidió ser libre y se le reconoció la mayoría de votos en favor de doña Tere García. Ella nació en La Fama, Santa Catarina, el 22 de octubre de 1934. Hija de Eutimio García y María Teresa García Jiménez. Estudió la primaria y la carrera comercial en el colegio Cantú Treviño. Contrajo matrimonio con el C.P. Alejandro Sepúlveda. Antes de casarse fue secretaria ejecutiva en Nylon de México y Textiles Monterrey. También se dedicó a negocios del ramo alimenticio. Reconocida por su labor altruista tanto en obras asistenciales, religiosas, deportivas y sociales. Fue la primera mujer en ocupar la alcaldía de Santa Catarina y la primera administración panista de 1989 a 1991. Durante su trienio se realizaron importantes obras de infraestructura, de servicios públicos, de desarrollo municipal y de apoyo a la cultura regional. Al retirarse estableció la Fundación Asistencial de Santa Catarina, A.C. Ha impartido numerosas conferencias sobre temas de liderazgo y servicio comunitario. Es autora de un ensayo referente a sus experiencias políticas y de la Fama llamado “Santa Catarina el pueblo que decidió ser libre” (1996). 

sábado, 8 de noviembre de 2014

La verdadera empresa madre

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Para la historia oficial de Nuevo León, los procesos de industrialización iniciaron siendo gobernador del Estado el general Bernardo Reyes, a partir de la apertura de la cervecería, la fundidora, la Asarco, vidriera y cementos. El resto de las empresas surgieron para algunos de ellos como formas aisladas de inversión sin tantas repercusiones o ganancias generadas. Entonces olvidan a La Fama, los molinos Jesús María, la Leona, El Blanqueo, El Porvenir y la Sombrerería Universal que estuvo en La Huasteca. La única que aún queda en píe es El Blanqueo convertido en un mal llamado museo industrial, pero al menos permanece altivo y orgulloso para la historia de Santa Catarina. Le llaman museo sin tener museografía y sin las adecuaciones necesarias como para ser un verdadero espacio cultural en donde la historia, la memoria y la identidad hablen. La vieja Leona fue destruida, una parte de las instalaciones de El Porvenir en El Cercado de Santiago, Nuevo León sufrieron en el 2013 un incendio que afortunadamente no dañó las instalaciones principales. Los molinos Jesús María están conservados dentro de la colonia Valle del Seminario, pero no se puede acceder a ellos porque es una colonia residencial de carácter privado. Y La Fama de Nuevo León espera el sueño de los justos. Una parte fue acondicionada como finca de recreo y descanso para sus dueños. Las instalaciones originales están a punto de colapsarse. Quedan éstos arcos como monumentos de gloria pretérita que anuncia que la industrialización de Nuevo León surgió en Santa Catarina, aunque no les guste o quieran reconocer los de la historia oficial. 

viernes, 7 de noviembre de 2014

El monumento histórico que se perdió hace 45 años

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Una obra que tardó en construirse cuatro años (1850-1854) cedió ante el avance inminente del crecimiento urbano y la falta de respeto para preservar un símbolo de un pueblo. Alguien me criticó cuando comparé a nuestra atarjea con el simbólico acueducto de la ciudad de Querétaro: “Si, pero allá es Querétaro y el de nosotros no se compara con ese”. Es cierto, aquel tiene otra estructura, es más antiguo pero la atarjea de las viejas fábricas era de nosotros y bien se podía resguardar para ejemplo de las nuevas generaciones como bien lo han hecho en otras partes.  La destrucción de la atarjea comenzó el 1 de noviembre de 1969 en el tramo correspondiente a la confluencia de las calles de Hidalgo y Juárez en el centro histórico de La Fama, desde los llamados Baños Verdes hacia el oriente, en donde se junta la calle Juárez con la calle de San Francisco y concluyó en marzo de 1970. Era piedra azul pegada con una argamasa de cal y arena mezclada con penca de nopal. Si hubo oposición de parte de algunos vecinos, muchas personas lloraron y unos cuantos defendieron el patrimonio y el monumento histórico de una congregación que se hizo a partir de una fábrica, un pueblo formado por familias de Zacatecas, Coahuila y de otros municipios de Nuevo León. Tan importante que de ahí salieron muchos alcaldes y profesionistas, músicos, locutores, deportistas y personas orgullosas de su pueblo. A 160 años de su fundación de La Fama; los arcos y la atarjea aún viven en la memoria y en el corazón de los fameños y santacatarinenses que la añoran con tristeza y nostalgia. Quedan algunos dentro de la vieja fábrica y ojalá un día puedan apreciarse por todos, especialmente en un lugar donde el pasado aún está vivo. 


jueves, 6 de noviembre de 2014

Los testigos de piedra: el acueducto perdido

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Curiosamente el trazo de la antigua atarjea fue seguido por la compañía de Agua y Drenaje de Monterrey en la década de 1960, para construir el acueducto hasta una estación de bombeo que está sobre una rotonda situada por el rumbo de la Montenegro y los Treviños. De ahí el agua que viene en un solo ducto se reparte en dos, una para Monterrey y la otra para San Pedro Garza García. Paradójicamente la avenida ahora se llama Acueducto y los remanentes de agua son vertidos al río Santa Catarina a la altura de El Aguacatal. La atarjea fue cubierta por maleza; en algunos puntos sus propietarios la rellenaron o la ocultaron y los más decididos la quitaron. Con ello se fue fragmentando un trozo de historia no solo local sino regional, con implicaciones económicas, sociales y hasta políticas. Algunas partes quedaron en quintas o fincas de descanso. Llegaron los urbanizadores y en lugar de pensar en cómo integrar un bien histórico y cultural a la nueva colonia, pues simplemente la destruyeron. La gente solo se acostumbró a verla en tan solo algunos puntos de la Huasteca, de los Treviños, Montenegro, la Protexa, la Concordia, la Fama y la vieja zona industrial de La Leona. 

miércoles, 5 de noviembre de 2014

La nostalgia por el patrimonio perdido

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


La fábrica de textiles cedió ante la modernidad en 1950. Ya no se requerían turbinas movidas por agua o por vapor. Los viejos objetos quedaron como testigos silenciosos de los cambios por venir. Lo peor del caso es que ya ni siquiera pasaba el agua por el acueducto. Gracias a los servicios la entubaron evitando que la gente la acarreara en tinas. Quedó el monumento que hablaba de glorias pretéritas. De pronto a unos les estorbaba, otros la usaban para depositar basura, para subirse en ella y hacer lo mismo travesuras que maldades. Otros vieron la posibilidad de ampliar sus propiedades si acaso la destruían. La calle demandaba el espacio y decidieron abrirlas en un lugar que siempre ha batallado por tenerlas. El problema es que sacrificaron al símbolo que hablaba de la grandeza del pasado, del trabajo y de la vida que congregó a un pueblo que se hizo con familias de otros lados. En una de las plazas hicieron el salón de actos de la Sección 49 del sindicato textil y la atarjea dañaba la fachada. Otros argumentaron “los camiones de pasajeros y de cargas batallaban para pasar por sus arcos”. O adecuaban la calle de Juárez o quitaban la atarjea. Es mejor quitar cosas pues la memoria y la identidad no importan. El alcalde Clemente Sánchez propuso y el gobernador Eduardo A. Elizondo le dio el apoyo y los arcos de la atarjea con casi 120 años debieron sacrificarse entre 1969 y 1970, en beneficio de la comunidad que ahora siente la nostalgia por el tramo perdido del acueducto. ¡Y qué podía hacer la gente si no se puede combatir el poder temporal de quienes nos gobiernan! Y si se equivocan, pues vuelven a mandar.

martes, 4 de noviembre de 2014

A 45 años de la destrucción de un icono municipal


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


El 1 de noviembre de 1969 comenzaron la destrucción de un símbolo de La Fama. La gente de La Fama se refería a la estructura de piedra azul como atarjea, un canal pequeño de mampostería, a nivel del suelo o sobre arcos, que sirve para conducir agua. Un acueducto es un conducto artificial por donde va el agua a lugar determinado, y especialmente el que tiene por objeto abastecer de aguas a una población. La atarjea que conducía el agua hasta la Fama y los molinos Jesús María fueron construidos a partir de la segunda mitad del siglo XIX y luego sirvieron para las fábricas de La Leona y el Blanqueo de la Leona. Este comenzaba a la entrada del cañón de Santa Catarina, atravesaba la hacienda de Buentellos, sus campos de cultivo, unos terrenos de la llamada Capellanía para luego pasar al Blanqueo. Esa estructura de piedra cuando mucho tenía una longitud de unos 10 kilómetros desde la Huasteca hasta La Fama. José Ramón Tamez Saldívar propuso una longitud de 900 metros correspondiente al tramo existente en La Fama. Luego unas personas del sector, hicieron las mediciones desde el llamado Baño Verde hasta la calle San Francisco y contaron poco menos de medio kilómetro. Pero a decir verdad, tenía una longitud considerable y prueba de ello es la existencia de unos tramos que afortunadamente todavía se tienen en algunos patios de las colonias Montenegro, Protexa, la Concordia y la Fama. En la parte de San Pedro Garza García los hay en lo que fueron los campos deportivos de Akra, Invista, X Tra, Molisaba y en la colonia Valle del Seminario. Los más conocidos están en terrenos del Museo Industrial El Blanqueo y dentro de la fábrica vieja están los arcos y encima de ellos la atarjea que debemos preservar. 

lunes, 3 de noviembre de 2014

El acueducto de piedra

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Las cuatro fábricas pioneras de la industrialización en Nuevo León se asentaron entre Santa Catarina y San Pedro Garza García. Seguramente los inversionistas apoyaron sus proyectos al amparo de suficiente agua como para accionar las turbinas y generar la energía necesaria como para mover los telares y los molinos. Había buenas tierras propicias para la agricultura desde San Jerónimo por toda la vera del camino real a Saltillo. Luego la vía de ferrocarril benefició más a nuestras fábricas para su producción. Esto atrajo la llegada de operarios, técnicos y obreros. Nuestros pueblos crecieron en consecuencia. Y el agua como recurso vital para la vida y el campo ahora propiciaron otro modelo de producción. Ya no era el campo ni la minería. A mediados del siglo XIX, en Nuevo León se inició el proceso de industrialización. Entonces construyeron un cordón umbilical para llevar el agua. Una acequia con bordes de piedra que salía por el cañón de Santa Catarina, situada en la banda norte del río la cual atravesaba las tierras de la hacienda de Buentellos y luego de la Capellanía. El tramo derramaba el vital líquido en El Blanqueo, seguía su curso para La Fama, La Leona y los molinos Jesús María. De una simple acequia a un acueducto al que llamaron atarjea. En algunos puntos (aprovechando el declive del terreno) se formaron arcos para tomar altura y dejaban caer el agua para mover unas turbinas. Los tramos gradualmente cedieron, muchos se perdieron y ahora quedan algunos de ellos como testigos del origen de la industrialización en Nuevo León. 

domingo, 2 de noviembre de 2014

El día de los Muertos y los panteones


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Dicen que la vida se lleva a la muerte y que la muerte se lleva a la vida. Y que si la vida es un sueño, la muerte es un despertar. Desde el punto de vista biológico, la muerte es la interrupción de las funciones vitales o cuando el cerebro deja de controlarlas. Desde el punto de vista religioso es concebida como parte de un ciclo continuo de nacimiento, muerte, resurrección o reencarnación. Desde el punto de vista filosófico la muerte nos ofrece una nueva vida, la del conocimiento de lo inmutable. Spinoza una vez dijo que el hombre libre en nada piensa menos en la muerte y que toda su sabiduría está concentrada en la vida. En cambio Séneca sentenciaba que el hombre regresa de donde una vez vino. Lo cierto es que gracias a las tumbas y entierros sabemos de las antiguas civilizaciones, por ejemplo todo lo que sabemos de los etruscos es por sus tumbas y mausoleos. Así como también existen muchos conceptos para referirnos a los lugares en donde descansan nuestros difuntos: cementerio, panteón, necrópolis y camposanto. Literalmente cementerio significa lugar de descanso, panteón lugar de todos los dioses, necrópolis ciudad de los muertos y camposanto, al panteón situado en un templo. ¿Saben Ustedes que el mismo ritual que se usa para bendecir un templo, se aplica para bendecir un panteón pues se le considera lugar sagrado? Ahí donde descansan los muertos hasta el día del Juicio Final y la segunda llegada del Mesías. Por eso la importancia de cuidarlos, preservarlos, protegerlos y difundir sus historias y leyendas. ¡Feliz Día de los fieles difuntos! 

sábado, 1 de noviembre de 2014

El panteón de La Fama

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina 

Para Voltaire, el respeto y el cuidado de un pueblo se refleja en la atención y conservación de nuestros archivos y de nuestros panteones. Le concedo la razón definitivamente. En ellos descansan y están depositadas nuestra memoria e identidad que tenemos como seres humanos y como pueblo. Somos hijos de la memoria y nosotros somos de la Tierra en la cual nacimos y en la cual morimos. Realidad inevitable y paradójica, pues los panteones alaban la vida y recuerdan a quienes ahí están. Dicen que las personas realmente mueren cuando ya nadie la recuerda. Pero también se corre el riesgo de no dejarlas ir: aunque nuestros seres queridos ya estén en mejor vida, los lloramos, los retenemos, escribimos peticiones para las misas en descanso eterno de quienes nos antecedieron y nos dieron la vida. Hacemos rosarios, colocamos veladoras y hasta hablamos con ellos. Hay que dejar que "los muertos entierren a sus muertos" (Lc 9,60). Mantener su memoria y ser testigo de ellos para agradecer por el don de la vida y la salud. Para eso tenemos un día para nuestros fieles difuntos, para acudir al panteón a ver a nuestros seres queridos. En la congregación de La Fama, precisamente en la colonia Trabajadores; teniendo como guardián al majestuoso cerro de las Mitras, en donde hay un paraje al que llaman "Las Calaveras" (vaya coincidencia), tenemos un panteón que comenzó a edificarse a partir del 22 de enero de 1926, en un terreno donado por el señor José García. Siendo gobernador del Estado don Jerónimo Siller, se autorizó dar sepultura a los vecinos de las congregaciones de Los Treviño y de La Fama. Fue inaugurado el 14 de julio de 1927. Y ahí descansan todos los vecinos ilustres de los alrededores.