miércoles, 15 de octubre de 2014

Rumbo a La Loma Alta

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


La Sierra Madre Oriental está conformada por una serie de montañas que corren en forma paralela, primero de sur a norte y luego de oriente a poniente. Propiamente el 85 por ciento de la extensión territorial de Santa Catarina con 872 kilómetros cuadrados está en la Sierra Madre.  Es de los pocos municipios de la zona metropolitana de Nuevo León que aún tiene población rural y suburbana. Pasando la boca del Potrero de Santa Catarina hay  35 cañones. Ahora, un cañón es un espacio entre dos montañas, una abertura por entre la sierra la cual sirve de paso y de comunicación. Entre las montañas se forman valles en donde se desarrollaron ranchos y haciendas. Los primeros cañones son: a la izquierda la Mielera o Ballesteros y a la derecha San Pablo y Santa Juliana. Pasando la primera sierra están Los Nogales, Buenos Aires y Morteros. Hacia la derecha se llega a la Loma Alta y más adelante al cañón de El Montoso y por el mismo rumbo el de Peyotíos, un derivado y diminutivo de Pellotes, la planta alucinógena considerada sagrada para los antiguos habitantes. Ahí está la Loma Alta, la cual enlaza hacia el cañón de las Escaleras  y las Cortinas en donde se desarrollaron importantes centros mineros. En el ancón de Loma Alta está el rancho de los Loera y un poco más adelante el cañón de la Guitarrita o Guitarritas. Le llaman así por lo estrecho y encerrado prácticamente por dos muros decorados con petrograbados. Por ese camino sinuoso se llega al rancho de los Rodríguez y luego al de los Hernández para entroncar a San José de los Nuncio en Ramos Arizpe, Coahuila. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario