sábado, 18 de octubre de 2014

¿Para qué cuidar el cañón de Guitarritas?

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Desde el año 2000,  los huicholes han padecido la prohibición de parte de los nuevos propietarios del lugar,  quienes impiden su acceso para realizar sus ritos pues se promueven otros ritos y ceremonias similares. En cambio los huicholes defienden el cumplimiento de un encargo sagrado, el respeto de sus tradiciones y del territorio para las ceremonias; por eso piden el derecho de ingresar al cañón de Guitarritas. En este conflicto hay cuatro posturas: la de una familia que aduce tener de posesión legítima de los terrenos y exigen ser tomados en cuenta para dar permiso. Los de otra persona que se quedó con los terrenos mediante la compra de los lugares sagrados; por otra parte tenemos las exigencias del pueblo huichol quienes continuamente manifiestan y defienden su participación, como mantenimiento y consolidación de sus vínculos espirituales con el territorio en Loma Alta- Guitarritas y otra tendiente a proteger el lugar como sitio arqueológico. Ahí en Guitarritas hay petrograbados y testimonios de aquellos cazadores y nómadas que dejaron pinturas sobre las piedras y algunos morteros por el rumbo. Tienen varios milenios de existir ahí y nosotros en menos de una década los hemos dañado irremediablemente. Creo que estas dos últimas van por la misma línea y a mi juicio deben prevalecer, obviamente contando con el apoyo de quienes dicen ser los dueños del lugar. Es un lugar histórico y arqueológico por ante todo y simbólico para una cultura ancestral en México. Y nosotros como ciudadanos tenemos la obligación de ver por su cuidado y protección. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario