miércoles, 22 de octubre de 2014

Leyenda de don Mauricio y la bruja

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


En una fría madrugada del año de 1951, Mauricio Aguilar Pérez, un jornalero que trabajaba en las labores de El Lechugal, salió de su casa ubicada en la esquina de Hidalgo y Galeana en Santa Catarina. De pronto por entre el monte salió un niño que lo siguió hasta alcanzarlo. Le llamaba por su nombre repetidamente. El campesino no le hacía caso y por eso el infante lo agarró de las piernas. Entonces Mauricio lo amenazó con rezar las “Doce Verdades” y fue cuando el niño se convirtió en una lechuza negra que empezó a volar por encima de él. La lechuza daba vueltas siguiéndolo por la vereda en medio del despoblado. El ave cada vez que pasaba por encima de Mauricio emitía un silbido extraño, más parecido al de una persona que al de un ave. Esto lecausó sorpresa y temor y en consecuencia la enfrentó al pensar que podría tratarse de una "bruja", una de esas mujeres que se decía podían convertirse en aves malignas por las noches. Comenzó a recitar el rezo para espantar la bruja. En ese momento el ave maligna se posó sobre una anacua y le habló. Desconozco que le dijo, pero desde entonces Mauricio enfermó hasta morir el 27 de septiembre de 1951 de una rara enfermedad que no acertaron a diagnosticarle. Abuelo de mi mamá, quien siempre me decía: “murió de susto pasado”. Había nacido en San Juan de las Bonitas, Arteaga, Coahuila el 22 de septiembre de 1891. Hijo de José Aguilar y María Trinidad Pérez González. Esta hija de un cubano que llegó a Santa Catarina a mediados del siglo XIX. Contrajo matrimonio con Pánfila Rangel Sepúlveda. Todo un personaje típico de Santa Catarina. Elaboraba instrumentos musicales los cuales tocaba con destreza. Amante de la fiesta charra y trabajó hábilmente la talabartería con la cual hacía sillas de montar, fustes y percheros. Los relatos de brujas y aparecidos han estado presentes en mi familia. Bartolo Aguilar (padre de Mauricio) y sus hermanos una vez cazaron a una bruja que los seguía por el camino situado entre el Pajonal y Canoas en la Sierra Madre de Santa Catarina. Al día siguiente pasaron de regreso y vieron a una viejita que pidió la soltaran para regresar a su casa.

1 comentario:

  1. Disculpe he leído varios de sus post's y en muchos de ellos menciona a "Canoas" me podría indicar en donde se ubica o ubicaba este poblado, conozco físicamente bien los cañones de la zona la Huasteca y me gustaría poder ubicar la zona mencionada.
    Saludos,

    ResponderEliminar