sábado, 25 de octubre de 2014

El origen de mi historia


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


¿Sabían que por la captura de una supuesta bruja yo me dedico a la crónica y a recuperar historias y relatos? En el otoño de 1976 un vecino del barrio de la santa Cruz vio extrañas aves sobrevolando el castillo de Santa Catarina. Decidió subir y mientras lo hacía, comenzó a rezar las “Doce Verdades”. Por cada una recitada, una perdía el vuelo. Cuando recitó las 24 verdades al revés y al derecho, vio a un pajarraco sin movimiento, tullido como dicen. Llamaron a la policía y se lo llevaron a la cárcel. Al día siguiente el pajarraco por hechizo se convirtió en persona. Todos en la plaza andaban vueltos locos por la singular captura. Supuestamente era una mujer que venía de Saltillo para hacer un trabajo. Pedía su liberación para ya no molestar en la región. El personaje se había convertido en héroe por saber las “Doce Verdades”. Fue cuando precisamente a mi maestra Gabriela Navarro del sexto grado se le ocurre encargar una tarea sobre la historia de Santa Catarina. Y fuimos al palacio municipal para preguntarle al sabio e insigne Leopoldo García Betancourt. Y no nos dejaron entrar los policías pues pensaron que no íbamos por tarea, sino para ver a la supuesta bruja encarcelada. Acompañado por tres compañeros descendientes de santacatarinenses ilustres, por fin llegamos a la oficina del alcalde en donde nos recibió Memo Garza Luna. Hoy en día no creo que dejen entrar a cuatro güercos a la oficina del alcalde y menos que los reciban. El presidente municipal nos mandó con don Polito quien nos habló de la historia de Santa Catarina y eso con reservas, pues también pensó que en realidad queríamos ver la bruja. El entonces alcalde nos sentenció: “no busquen la historia, que Santa no tiene historia”. Yo siempre imaginé que estaba bromeando y hasta me causó muy buena impresión. Al día siguiente la maestra nos dio una regañada por no hacer correctamente la tarea. Fue cuando me dio por investigar la historia de mi pueblo. Si he sabido que por buscar la historia de Santa Catarina me iban a regañar toda mi vida, mejor hubiera corregido el rumbo. Ahora estaría haciendo algo más productivo. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario