miércoles, 8 de octubre de 2014

Cuando atraparon al Tuerto Nevarez

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina



La noche del 5 de octubre de 1932 hicieron prisionero al chofer de nombre Luis Ortiz, mientras los ladrones huyeron con rumbo a la zona agrícola y ahora industrial conocida como el Lechugal. En el enfrentamiento hirieron a uno de los asaltantes quienes solo se llevaron el dinero y dejaron los demás objetos. Una hora después llegaron las fuerzas del jefe de la guarnición de Monterrey junto con el inspector general de policía, el coronel Julio Cejudo. Llevaron al chofer quién les informó que a iniciativa del Tuerto Nevarez, - apenas unos días antes -  se habían reunido en la quinta Calderón con seis maleantes para preparar un asalto a Santa Catarina, pues apenas contaba con dos policías. Las autoridades municipales le hicieron un juicio al chofer. Como castigo le aplicaron la pena capital: fue fusilado el 6 de octubre de 1932 en el interior del ayuntamiento A uno de los ladrones que atraparon en El Lechugal le aplicaron la ley fuga,  en lo actualmente es el cruce del antiguo camino a la Huasteca y Manuel Ordóñez. Pocos días después, detuvieron al resto de la banda y  también fueron fusilados. A Luis Ortiz lo enterraron en el panteón San Juan de Santa Catarina y durante buen tiempo, una señora  (tal vez su esposa) colocaba flores a su tumba a la cual la tienen abandonada. Como verán las cosas no han cambiado mucho y mejor no decir en donde está la tumba pues al rato venden el lote funerario. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario