domingo, 26 de octubre de 2014

¿Creencias o supersticiones?

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Aunque para nuestras autoridades educativas los festejos en torno al día de brujas no deben realizarse, pues propiamente es una costumbre anglosajona y dejan malas influencias entre nuestros alumnos y niños. Ya viene la noche de brujas. Y en Santa Catarina no es la excepción. ¿Somos un pueblo con supersticiones o con creencias? Más bien con creencias y aseveraciones reflejadas en leyendas en torno a la existencia de damas o caballeros que cruzan el cielo nocturno con formas extrañas y malévolas. Una vez don Ernesto Garza Sáenz, cronista de Camargo, Tamaulipas me dijo: "en donde tú vives hay muchas brujas". Le contesto: ¿a cuáles se refiere? "A las que practican la brujería y hacen hechicería" respondió. Y yo pensando en la gente bruja sin dinero. Los pobladores de la Sierra Alta de Santa Catarina las cuenta con vehemencia, con cierto dejo de asombro y temor. Y vaya que saben acerca de ello, las han visto o conocen a alguien que tuvo un encuentro infortunado con ellas. Lo cierto es que la montaña, lugar mágico de donde viene y nace el viento y el agua; es el sitio propicio para verlas o al menos saber de su existencia. Hasta el último tercio del siglo XX era obligatorio que los arrieros, campesinos y pastores se supieran al revés y al derecho “Las Doce Verdades”. Y una tía abuela llamada Inés Aguilar me enseñó la forma de rezarlas: "Las Doce Verdades del Mundo, que Cristo nos dejó, válgame su sangre preciosa que por nosotros su cuerpo derramó, Cristiano bueno decidme una..." ¿Quieren que les escriba las doce verdades? 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario