jueves, 9 de octubre de 2014

A la memoria del padre Cayetano Vázquez de Lara


Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de Santa Catarina

Seguramente Ustedes no conocieron a éste santo varón que estuvo en la parroquia de Santa Catarina ofreciendo asistencia espiritual y administrando los sacramentos durante 18 años. Pero es probable que haya bautizado a sus papás o casado a s...us abuelos. Se llamó en vida Cayetano Vázquez de Lara. Nació el 5 de mayo de 1909 en Tula, Tamaulipas. Hijo de Cayetano Vázquez y de Esperanza Elpidia de Lara. Estudió la primaria en la escuela Josefa Ortiz de Domínguez en Ciudad Victoria, Tamaulipas. Para luego trasladarse a Monterrey e ingresar al Seminario de Monterrey. Fue ordenado sacerdote en 1941. Inmediatamente recibió nombramiento de vicario parroquial en el templo de la Purísima Concepción en Dr. Arroyo y luego párroco de Nuestra Señora de los Ángeles de Aramberri. Fue nombrado párroco de Santa Catarina el 9 de febrero de 1951 hasta su muerte el 12 de diciembre de 1969. Un hombre de Dios que llevó el anuncio de la salvación en los modos más abiertos y extraños que se puedan imaginar. Pues lo mismo se metía a las cantinas para convertir a los parroquianos o visitaba lugares para convertir a las pecadoras. Experto en dominó y ajedrez. Recorrió los poblados de la Sierra Madre de Santa Catarina a caballo o a pie dando consejos, bautizando, casando o poniendo los santos óleos. Vivían con él una hermana llamada Catita y luego dos personas que estaban a su lado como lo fueron en vida Emeterio Garza Treviño y una señorita de nombre Lalita. Cuando fue la misa de cuerpo presente estuvo el entonces arzobispo de Monterrey don Alfonso Espino y Silva, a la que acudieron miles de asistentes para despedir a un gran hombre de Dios. Sus restos descansan en el panteón San Juan. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario