domingo, 7 de septiembre de 2014

¿Y el reloj del palacio?

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

Cuando hicieron el nuevo palacio decidieron quitarlo de su fachada. Alguien advirtió de su posible venta, abandono o regalo para algún funcionario. Unos argumentaron el mantenimiento oneroso del mismo. Otros del problema para conseguir las piezas. Lo cierto es que surgió un grupo que pidió se quedara el reloj en un lugar público, levantando firmas con los vecinos. Yo recuerdo haber visto al doctor Pudenciano Arizpe Ayala entrevistarse con el padre Héctor Valenzuela para gestionar la instalación del reloj en el campanario del templo. Ahí el reloj colocado en 1878 había dejado de funcionar y marcar las horas para la vida de la comunidad. Afortunadamente el alcalde Guillermo Garza Luna, dispuso la construcción de un campanario casi al centro de la plaza. Ahí colocaron el reloj que el Círculo Mercantil Mutualista de Monterrey había donado para el pueblo de Santa Catarina. En ésta fotografía de 1984 podemos observarlo, atrás el palacio municipal, parte de la casa de Rodolfo y Chita Páez. Sin duda alguna todo un entorno y un tiempo que se fueron y como una lectora escribió, el tiempo sigue su marcha inevitable, no lo podemos cambiar, las cosas suceden por algo. Efectivamente la historia nos da enseñanzas y debemos actualizarlas. Bien dicen que "Errores son del tiempo..." y nosotros debemos afincarnos como seres temporales, finitos y contingentes en el mismo para alcanzar la trascendencia. Y esta solo sólo se logra en la conciencia, en la memoria y en el conocimiento de lo que fuimos y somos para no cometer los mismos errores. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario