domingo, 21 de septiembre de 2014

Recordando a don Diego de Montemayor

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Diego de Montemayor nació en 1530, ignorándose el lugar de origen. Aunque existe la posibilidad de que hay nacido en Málaga. Considerado en su época como un hombre culto, conocedor de la contabilidad. En 1580 fue alcalde de San Gregorio. Durante mucho tiempo estuvo a las órdenes de Alberto del Canto, pero se distanciaron a raíz del engaño marital que tuvo con la esposa Juana Porcallo y de la Cerda. Luego se convirtió en colaborador con Carvajal a causa de la enemistad que tuvo con del Canto por los cuernos que le puso. Y Carvajal para reunirlos, logró la boda de del Canto con la hija llamada Estefanía de Montemayor. En 1588 don Diego fue nombrado tesorero de la Real Hacienda y teniente de Gobernador y Capitán General del Nuevo Reino de León. Despobló el Nuevo Reino de León cuando aprehendieron a Carvajal. Siendo gobernador intentó poblar Nueva Almadén pero fracasó. Su gobierno fue difícil y de pobreza, pues en algunos documentos se hace referencia de que tuvo que comer hasta hojas de lampazos. Murió en 1611 y fue sepultado en el antiguo Convento de San Andrés. Hasta 1600 no había un criterio definido de cómo escribir el nombre de la nueva ciudad. Se utilizó indistintamente Monte Rey, Monterey y Monterrey. A partir de ese año se adoptó la tercera opción y a sus habitantes se les dio el gentilicio de reineros. Conviene señalar que de Montemayor llamó metropolitana a Monterrey porque desde un principio la concibió como la cabecera del reino, donde se asentaron los poderes. Para recordarlo nos queda la escultura del monumento obra de Mario Fuentes, una calle, una medalla que el municipio otorga, muchos descendientes que quedan en Villa de García, Santa Catarina, San Pedro Garza García, Villa de Santiago, Monterrey, Cadereyta Jiménez, General Zuazua, Marín e Higueras y otros que residen en otros rumbos. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario