viernes, 12 de septiembre de 2014

¿Museo Industrial El Blanqueo?

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

Una historia a la deriva: dos seminaristas de los cuales  ahora uno es obispo, un buen día llegaron a Monte Negro y se llevaron una vaca en una camioneta. La subieron a la oficina del padre rector del Seminario de Monterrey, amarrando una cuerda entre la perilla y el pescuezo de la vaca. Tocaron la puerta y cuando abrió el padre rector la jaló hacia adentro de su oficina. Aun a fines de los 70 llevaban leche bronca y huevos al Seminario desde Monte Negro. Con el avance de los núcleos poblacionales debieron dejar el terreno. Y lo usaron como sitio en donde daban catecismo y reunían a las señoras del sector para apoyarlas. Como suele suceder, pensaron que ahí había tesoros ocultos y comenzaron a dañar la estructura. Luego la constructora de la colonia Monte Negro usó las instalaciones como bodega. Fue cuando la UANL se interesó en comprarlo y convertirlo en centro cultural. No se pudo. Doña Tere García pensó hacer de él un centro de rehabilitación de educación especial. Tampoco se logró. Entonces se formó un grupo de vecinos de la Fama y de la colonia Protexa quienes buscaron su rescate: hicieron conciertos y jornadas culturales. Siendo alcalde Arturo Ayala logró la adquisición del inmueble como patrimonio municipal y Alejandro Páez logró conjuntar esfuerzos con el Conaculta, los Industriales Regiomontanos del Poniente y el gobierno del Estado para convertirlo en un museo industrial preferentemente dedicado a la historia del Blanqueo, la Leona y la Fama. Quienes hicieron la museografía y la remodelación del inmueble se aislaron y excluyeron a quienes podían ayudarlos en forma voluntaria. Ni eso quisieron y nos dejaron un museo supuestamente dedicado a la historia industrial de Nuevo León.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario