martes, 23 de septiembre de 2014

La heroica defensa de Monterrey (4)

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Se dice que la catedral de Monterrey sirvió de depósito de pólvora y municiones y en sus alrededores se dieron ataques con cañonazos. El templo más antiguo de Monterrey pudo ser destruido.  También se cuenta de que el ejército invasor se quedó en el bosque del Nogalar en San Nicolás, debido a la abundancia de agua y a la cercanía con Monterrey. Ahí mandaron construir un cementerio y cuando se retiraron, la gente como señal de repudio iban a destruir las tumbas y buscar objetos de valor que supuestamente decían los habían enterrado. Actualmente no se sabe la ubicación exacta del aquel panteón. O que también, los norteamericanos eran muy dados a comer frijoles endulzados con tomate y piloncillo y que llamaban a los mexicanos greasers, porque decían que nuestra piel brillaba porque preparamos nuestros alimentos con manteca de puerco. Actualmente se dice que Monterrey es la ciudad más sureña de los Estados Unidos y que Monterrey no le tiene envidia a ciudades como la ciudad de México, Puebla o Guadajalara, pero que si le envidia a San Antonio, Houston o Dallas. En 1846, cuando Monterrey cumplía 250 años, en lugar de fiesta y mañanitas, la despertaron con armas y cañonazos. De ahí que debamos considerar también a nuestra ciudad capital como heroica y hacerles un homenaje a los caídos en septiembre de 1846, en lugar de que la calle se llame Héroes del 47, se llame del 46 y que se construyan dos monumentos a las señoras Zozaya y Dosamantes. Sin duda alguna.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario