sábado, 6 de septiembre de 2014

El palacio municipal 1977-1990

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Siendo gobernador del Estado don Pedro Zorrilla Martínez (1973-1979) se consiguieron recursos para remodelar, reconstruir o levantar nuevos palacios municipales. Hubo ayuntamientos que decidieron mantenerlos y darle una buena restaurada: Allende, García, Montemorelos, Linares, Lampazos de Naranjo, Villaldama entre algunos. Monterrey hizo uno nuevo mientras que Santa Catarina, Cadereyta Jiménez, General Zuazua, San Nicolás de los Garza, El Carmen, General Escobedo entre otros les dio por tirar los antiguos y hacerlos nuevos. El problema es que les valió la historia y la tradición y en lugar quedaron edificios con estilos arquitectónicos parecidos (con todo respeto) a cajas de zapatos. En 1977 nuestro querido palacio municipal fue totalmente modificado quitándole todos sus antiguos detalles y la cubrieron de ladrillo rojo al que luego pintaron de café obscuro. Construyeron nuevas oficinas de manera que cerraron el acceso de la calle Zaragoza y quedó unida a la plaza principal. No me lo tomen a mal, pero desde entonces la gente se alejó y cada tres años llegan al municipio a muchos burócratas arribistas que vienen a conmemorar el llamado año de Hidalgo. Cuentan que los dos Fideles se agraviaron tanto por la destrucción mientras otro Fidel en la ciudad de México recibía los tributos que desde Santa Catarina enviaban al gran Tlatoani. Fue hasta 1990 en que Tere García de Sepúlveda remodeló el inmueble con la intención de regresar en cierto modo su antiguo estilo arquitectónico. Cuando tomó posesión hubo personas que le pidieron de favor que tumbara el palacio e hicieran uno nuevo. No lo tumbaron pero al menos lo dejaron más presentable que el que vemos en la fotografía. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario