jueves, 18 de septiembre de 2014

Alberto del Canto y Santa Lucía en 1577


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

Alberto del Canto después de fundar Saltillo en 1577, pasó por la Cuesta de los Muertos para adentrarse en los territorios ignotos con la intención de buscar metales y/o indios para que trabajaran en las minas de San Gregorio en Mazapil. Si...guió avanzando hacia el oriente y estableció un poblado al que llamó Santa Lucía, aledaño a un manantial al que también llamó de la misma forma, la primera población de lo que llegaría a ser Monterrey años después. El puso nombres a los cerros de la Mitra y de la Silla; llamados por sus semejanzas con una mitra episcopal y una silla de montar. Bautizó a los ríos Pesquería y Santa Catarina: al primero, por la pesquisa de indios que hacían en sus alrededores para llevarlos a Mazapil y de Santa Catarina, en honor a la patrona de las milicias tanto terrestres como marítimas. En ese año encontraron unas vetas de plata cerca del Cerro de Picachos, en lo que actualmente es Cerralvo. Le dieron la vuelta a esa sierra para llegar a otro punto en donde encontraron unas vetas de plata a las que llamaron de la Trinidad, primer asiento de lo que actualmente es Monclova, Coahuila. Nació en la Isla Terceira en las Azores en 1547. Pasó a la Nueva España donde residió temporalmente en la Nueva Galicia. Por delitos cometidos tuvo que huir a la Nueva Vizcaya en la cual sirvió de una manera sobresaliente. Fue nombrado alcalde mayor de los lugares que estableció. Tuvo problemas políticos y personales con Diego de Montemayor. No obstante, se casó con la hija de éste llamada Estefanía, con la cual procreó un hijo llamado Miguel, quien acompañó más tarde a su abuelo y a su madre en la fundación de Monterrey. Del Canto permaneció en Saltillo donde llegó a figurar como regidor en 1591. Ahí murió en 1611. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario