sábado, 30 de agosto de 2014

¿Y qué nos dejó la inundación de 1909? (6)

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


¿Qué nos dejó la inundación de 1909 en Santa Catarina? La mayoría de la opinión pública regiomontana pensaba que las aguas torrenciales se debían a una tromba caída en El Pajonal. Y en efecto, el jagüey se desbordó y por la cuesta de la Manteca bajó un caudal que hizo más potente al río Santa Catarina allá en Tinajas. El entonces alcalde Pedro González Espinoza pidió ayuda para apoyar a los damnificados. Las autoridades de Monterrey se asombraron, cuando solicitó bajar el cobro de las contribuciones de los ciudadanos pues éstos como en toda tragedia, sufre por las pérdidas materiales y personales.  Mientras Monterrey recibió 10 mil pesos, a Santa Catarina llegaron tan solo 2 mil. En nuestro municipio se dañaron 200 viviendas, hubo manzanas de las que ni quedaron vestigios;  las acequias prácticamente desaparecieron. Paradójicamente  aunque corría mucha agua, hubo escasez de víveres, medicinas y precisamente de agua potable. Como las acequias estaban completamente azolvadas, el agua dejó de fluir rumbo a la Fama, la Leona y los molinos Jesús María. No había energía para mover las turbinas. Todavía en la década de 1990 había casonas de adobe y sillar que se quedaron como testigos mudos de la inundación de 1909. Esa inundación nos recuerda al Beulah, Gilberto, al Emily y al Alex… 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario