martes, 5 de agosto de 2014

Para buscar el agua y hacer un pozo


Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de Santa Catarina


Un pozo es un agujero o túnel vertical perforado en la tierra, con una profundidad suficiente como para alcanzar una reserva de agua subterránea contenidos en una capa freática. Puede tener forma cilíndrica o cuadrada. Los antiguos propietarios aseguraban sus paredes con ladrillo, piedra, cemento o madera para mantenerlo en buenas condiciones de limpieza y así evitar su deterioro y/o derrumbe que podía tapar el pozo. Regularmente había pozos en los patios de las casas para re...coger agua. Por seguridad y utilidad se construía alrededor del pozo un brocal y unos maderos que sostenían la polea para subir y bajar el cubo con el agua. Para evitar la suciedad y los mosquitos ponían una tapadera. Hoy en día no se recomienda el consumo de agua de las norias especialmente cuando existen filtraciones de aguas residuales y el manto freático puede estar contaminado. Había un procedimiento muy raro y peculiar para buscar el agua. Para ello recurrían a personas sensibles a las radiaciones; con las manos guiaban un péndulo, una horquilla, una rama, una vara, un alambre o un trozo de metal atado a un hilo. La rama o el metal empiezan a moverse porque la persona percibe la radiación del manto freático y transmite esa radiación hacia las manos y por eso la rama se mueve. Con ese método también se pueden detectar metales, tesoros y hasta huesos enterrados. A los que tienen esa cualidad se les conoce con el nombre de "zahoríes". La disciplina que estudia ese tipo de actividades es la "radiestesia”. Todos tenemos esa cualidad, pero no cualquiera tiene ese don.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario