viernes, 29 de agosto de 2014

La inundación de 1909 (5)

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Cosas y casos de la inundación de 1909: la actriz Sara García con tan solo 14 años de edad fue testigo de la inundación pues vivía en el barrio San Luisito de Monterrey, junto con su padre de origen español Isidoro García Ruiz quien laboraba como arquitecto. Entre las muertas encontraron a una joven vestida de novia, otra aun dormida en el sueño profundo con su catre y otra muy guapa que nadie conocía y cuyo cadáver estaba muy cerca del puente San Luisito. O de la familia que se aferró a un árbol al que llamaron “el árbol de la salvación”. La casa Verde en donde dos sacerdotes esperaron ayuda de la providencia y ahí sucumbieron cerca de 300 almas. El padre Heleno Salazar que desde una orilla se dedicaba a dar bendiciones a cuantos pasaban pidiendo auxilio y que logró salvar a un niño que se tiró al agua cuando perdió a su mamá. Los dos mineros y una joven que iban agarrados de un madero, impasibles y serenos que de pronto desparecieron a la altura del puente San Luisito. De muchos héroes que dieron su vida como Takano, un norteamericano de apellido Reeder, Juan Cram, Silvino García, Jesús Montemayor, Isidro Treviño, Arnulfo Tamez y muchos más a quienes no se les recuerda como Dios manda. De comerciantes que dieron toda su mercancía a los miles de damnificados como Casimiro Guajardo. De pueblos enteros muy dañados como Los Aldamas, Rayones, General Bravo y Villa de García. De incontables cadáveres que encontraron en Cadereyta y en Camargo, Tamaulipas. De manzanas enteras con sus casas y moradores que fueron tragados por el agua. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario