sábado, 23 de agosto de 2014

Don Fortunato Rodríguez Morales

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


El otro miembro de la familia llevó el nombre de Fortunato Rodríguez, quien nació el 14 de octubre de 1864. Tengo muy pocas referencias sobre él. Una de ellas es que tenía un lunar que cubría la mitad de su cara y cada vez que le tomaban una foto se ponía de perfil. Fue alcalde en 1914. Casado con la señora Epigmenia Jiménez y se dedicaba al comercio y a otras  actividades. No tuvieron familia propia por lo que adoptaron a una niña. Siguió apoyando a los cabildos de la época, ya sea como regidor o síndico. Fueron propietarios de la casa que está a un lado sur de la presidencia concluida en 1908. Una casa con acabados y detalles muy interesantes como los que vemos en ésta fotografía. El 24 de agosto de 1932 la intentaron robar. Don Fortunato logró evitarlo, pero días después los ladrones regresaron. Quizás rencillas o venganzas, lo cierto es que una vez la casa estaba quemándose. Y para evitar problemas deciden cambiar su domicilio a Monterrey en donde murió el 4 de diciembre de 1939. La viuda le sobrevivió muchos años y venía de vez en cuando a Santa Catarina a cobrar rentas de las casas y propiedades que tenía en el pueblo.  Como parte de los festejos del centenario de la estancia de Benito Juárez en Santa Catarina, el 10 de febrero de 1964 el cabildo la nombró alcaldesa por un día. Conocí la tumba de ellos y hace dos años acudí a buscarla y ya la habían vendido en el panteón. La casa cambió de dueños y afortunadamente la acaban de remodelar. Como que no los dejan descansar en paz. Lamentablemente sus inquilinos colocan muchos anuncios sobre la fachada y eso impide apreciarla adecuadamente. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario