lunes, 21 de julio de 2014

¿Por quien doblan las campanas?

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Dicen que los malos deseos son como las llamadas a misa, solo las atiende quien quiere. Pero debemos aprender a escuchar las campanas pues ellas representan al signo de los tiempos. El tañer de las campanas tienen un rico lenguaje: con ellas se lloraba a los muertos, disipaba a los relámpagos, anunciaba el día del Señor, animaba al perezoso, dispersaba los vientos y apaciguaban a los sanguinarios. Las campanas tañendo señalaban las horas y también anunciaban episodios y revueltas. Era recordatorio para la reunión del pueblo entero y hay de aquel que no acudiera a su llamado. Durante mucho tiempo las campanas suplieron al radio de nuestros tiempos. Como la voz humana no se podía escuchar en todos lados, la campana pregonaba los días cívicos y fiestas de guardar. Daban la hora, pedían ayuda para apagar a un incendio, avisaban cuando se acercaba un enemigo, llamaban a los hombres a las armas y los citaban al trabajo; los enviaban a recogerse en sus casas y decían cuando debían dormir. ¿Por quién doblan las campanas? Para que su sonido fuera más fuerte y seguido, doblaban por que daban la vuelta. Por y con tristeza por la muerte de un ser querido en la comunidad. Pero también expresaban la alegría pública. Y teníamos unas campanas que se oían en la sierra y en todo el valle de Santa Catarina, algunos recuerdan su mensaje hasta Rinconada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario