jueves, 24 de julio de 2014

Las fiestas religiosas en el siglo XIX

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Un informe del primer cabildo de Santa Catarina en 1820, da cuenta de que en el pueblo se tienen dos fiestas tradicionales de singular importancia: el 25 de julio en honor al apóstol Santiago y el 26 de julio para la madre de la virgen María: Santa Ana. Mientras tanto el templo se hacía en beneficio del culto para nuestra señora de San Juan de los Lagos. Cada 25 de julio, día de Santiago y el 25 de noviembre, día de Santa Catarina virgen y mártir de Alejandría, reunían a los vecinos que formaban parte de las milicias cívicas y voluntarias y les pasaban revista de armas en un llano que conocían precisamente como la plaza de armas. Luego hacían fiesta y tomaban en serio, hasta que una vez llegaron los llamados indios bárbaros y atacaron a Santa Catarina aprovechando que los vecinos estaban embriagados. Para evitar males prohibieron las bebidas alcohólicas. Respecto a la fiesta del 26 de julio,  la tradición cristiana dice que santa Ana, casada con Joaquín, fue la madre de María y por tanto la abuela de Jesús de Nazaret. Ana es patrona de las mujeres trabajadoras y de los mineros, pues se considera a Jesús el oro y María la plata. También es patrona de las mujeres embarazadas a la hora del parto. Lo cierto es que se hacían fiestas con sus respectivas corridas de toros en los días previos y posteriores al apóstol Santiago y a Santa Ana. Desconozco desde cuándo se perdieron estas tradiciones tan típicas en los siglos XVIII y XIX.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario