viernes, 18 de julio de 2014

A 30 años de su colapso: el templo parroquial

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina



Un 18 de julio de 1872 falleció en palacio nacional don Benito Juárez García. Quien fuera arzobispo de la ciudad de México, don Lázaro de la Garza y Ballesteros quien por cierto había nacido en Montemorelos tuvo un sueño extraño en esa madrugada: vio al benemérito que caía rumbo al fuego eterno, tal vez como premonición o señal de venganza. Y Juárez se quedó a dormir en al menos cuatro ocasiones en 1864 en el curato del templo parroquial de Santa Catarina. Hace 30 años amanecimos sin templo: la tarde anterior el padre Juan Héctor Garza ofició la misa y se retiró para hacer sus visitas acostumbradas a las comunidades de la parroquia. Llegó ya tarde y se fue a dormir. Como a las 4 de la mañana llegó Tomás Candia para despertarlo con los sonoros golpes a la vieja puerta de mezquite de la casa parroquial. El padre Juan Héctor asustado le preguntó qué pasaba y Tomás contestó: “Qué se acaba de caer el techo y la pared del templo”. Ya con la luz del día y acompañados por el entonces párroco Miguel Alanís Cantú y de las autoridades correspondientes vieron un escenario desolador, impactante. Una historia repleta de 174 años se vino abajo en un santiamén. Afortunadamente no hubo pérdidas humanas. No me quiero imaginar si el templo se hubiera colapsado durante una ceremonia religiosa. Un detalle, las esculturas religiosas fueron encontradas debajo de los restos de las bancas y la de la virgen de la Purísima viendo al cielo. Ninguna se dañó. Unos días las misas se hicieron en el salón donde se quedó a dormir Juárez hasta que don Horacio Martínez Padilla les prestó un negocio por la calle de Zaragoza para los oficios litúrgicos. La historia paradójicamente hermanó la muerte del Patricio con el templo colapsado un 18 de julio: el primero a 112 años y el segundo a 174 de que iniciara su construcción. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario