martes, 17 de junio de 2014

¿Y qué podemos hacer con la Cueva Ahumada?

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Hoy en día, la Cueva Ahumada está  a merced de los depredadores y destructores conscientes como inconscientes de nuestro patrimonio. Gracias a los aportes de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia, este sitio es reconocido como una las zonas histórica y arqueológica  más representativa, repleta de manifestaciones rupestres en la región. Pero la Cueva Ahumada corre un grave peligro, los visitantes convertidos en vándalos la han dañado con sus pintas, inscripciones y la basura que dejan. Inmediatamente cuando llegan a la cueva, se nota el abandono y el descuido por doquier. Los vestigios arqueológicos lucen llenos de nombres y leyendas. Muchas rocas tienen grafiti con la firma de sus autores, quienes no tienen conciencia del daño que causan. La situación de olvido y abandono imperante, pone en evidencia la poca importancia que las autoridades tienen respecto a la salvaguarda y conservación de los vestigios prehistóricos. Y lamentablemente las condiciones en que se encuentra se deben mucho a su ubicación y la falta de vigilancia. Ciertamente alejados en donde alguna vez todo esto entorno representaba algo para quienes la habitaron. Para protegerlos convenientemente se requiere  vigilancia de día y noche. Algún alcalde mandó vigilancia, pero con los cambios de administraciones no hay continuidad ni seguimiento. La Cueva Ahumada corre el riesgo de perderse para siempre. Y nuestras autoridades no quieren o no pueden, como ciudadanos al menos podemos preservarlas para las generaciones venideras. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario