domingo, 15 de junio de 2014

Para conocer y cuidar la Cueva Ahumada

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


La Cueva Ahumada está a menos de tres kilómetros del camino que va de Rinconada a Los Fierros. De acuerdo a arqueólogos del centro INAH Nuevo León, existen cinco sitios con arte rupestre en la región. Y a mi juicio bien puede ser un lugar al que se puede rescatar y proteger tal y como ya lo tienen en Boca de Potrerillos en Mina. La Cueva Ahumada estuvo habitada o fue lugar de paso y reunión para los antiguos cazadores y recolectores. Es la única zona arqueológica en donde podemos observar pinturas rupestres mezclados con petrograbados. Quienes la han estudiado han detectado una importante seriación de material lítico y un entierro con ornamentos asociados. Entre los materiales de roca recolectados se encuentran puntas de proyectil, gubias con las que tallaron la piedra, raspadores del tipo coahuilo, manos de molienda y objetos suntuarios como cuentas y pendientes de concha, pequeñas placas de arte mobiliar y restos de inhumaciones, que en conjunto hacen de Cueva Ahumada uno de los mejores exponentes de la  arqueología en el noreste mexicano durante un periodo de ocho mil años. También se localizaron vestigios de hogueras donde se procesaban alimentos, por eso se llama Cueva Ahumada. Parte del muro norte y lo que queda del techo de la caverna están ennegrecidos por el humo.  Entre 1997 y 1998, el arqueólogo Moisés Valadez Moreno excavó el sitio y concluyó que Cueva Ahumada es un lugar mucho más antiguo de lo que se pensaba. Reunieron siete mil artefactos y muestras de carbón en diez unidades estratigráficas, que dieron la pauta para proponer la reconstrucción ocupacional y sus fases de ocupación que se ubican hacia los seis mil quinientos años antes de Cristo. La Cueva Ahumada, de acuerdo a los resultados de la investigación arqueológica, es anterior a las civilizaciones egipcia y babilónica. Y nosotros sin cuidarla. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario