viernes, 27 de junio de 2014

La función de las primeras damas

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Nuestros gobernantes regularmente demuestran la dureza y la entereza. Sin embargo, la parte dulce y femenina la representa la primera dama, la esposa del alcalde, gobernador y presidente de la república. Desde el porfiriato hasta la aparición de los DIF (Desarrollo Integral de la Familia), las esposas e hijas de los gobernantes y funcionarios de altos niveles eran las damas voluntarias. El lado humano de los regímenes ya sea federales, estatales o municipales. Las  esposas de nuestros gobernantes, en una posición meramente honoraria y sin salario, se dedicaban a realizar obras de apoyo y asistencia social apoyadas con otras mujeres.  Organizaban colectas hasta elegantes eventos de lunch-champagne para hacerse de fondos y emprender obras de beneficencia, como el desayuno de navidad a los niños más necesitados. El 31 de enero de 1961, crearon el Instituto Nacional de Protección a la Infancia cuando la señora Eva Sámano, esposa del Lic.  Adolfo López Mateos, presidente de la república entre 1958 y 1964, e inspirado en la preocupación de su mujer, decretó la creación del Instituto Nacional de Protección a la Infancia; un organismo descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propio, cuyo principal propósito era el proteger a la niñez por todos los medios a su alcance, así como suministrar a los escolares servicios asistenciales complementarios, en especial la distribución de desayunos, tarea que ya había iniciado el gobierno en 1959, cuando se comenzaron a repartir 30 mil raciones que en muy poco tiempo fueron insuficientes. La primera dama de Santa Catarina Juanita Elizondo de García, recibió en 1961 a la entonces esposa del presidente de la república para establecer un desayunador escolar en Santa Catarina. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario