viernes, 20 de junio de 2014

160 años de historia de La Fama

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


La Fama de Nuevo León surgió al amparo de una política nacional de fomentar la industria y las relaciones mercantiles del entonces ministro del interior y relaciones exteriores don Lucas Alamán, quien al retirarse de la política, las siguió promoviendo como director de la Junta de Fomento de la Industria desde 1839 hasta su muerte ocurrida en 1853. Pero también coincide con el proceso de acumulación de capitales después de los tratados de Guadalupe Hidalgo, cuando un grupo de políticos y militares de la región se dedicaron al intercambio de algodón y armamentos por alimentos y ganado. El algodón salía exportado por Galveston y Nueva Orleans. De pronto ya no permitieron su salida y sus productores aprovecharon la recién establecida aduana de Piedras Negras. El algodón llegaba a Monterrey y salía por Matamoros rumbo a Inglaterra. Otra vez prohibieron la salida de los barcos y el algodón se quedó en el noreste para favorecer el establecimiento de fábricas textiles y de hilados. Eligieron un terreno con suficiente agua y además situado en el camino real a Saltillo. A partir del 22 de junio de 1854 se construye la fábrica y alrededor de ella las casas para sus trabajadores. Hace 160 años, de La Fama surgieron los capitales con los cuales se formaron las principales industrias de Monterrey. La Fama bien puede considerarse como la “empresa madre” en la industrialización de Nuevo León, solo superada en antigüedad por la compañía textil La Estrella de Parras de la Fuente que se abrió en 1836. Los accionistas y sus hijos fueron los que abrieron la cervecería, la fundidora y la vidriera a fines del siglo XIX y principios del XX. Lamentablemente todas esas empresas textiles ahora son parte de la historia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario