martes, 20 de mayo de 2014

Del paraje del Pelotazo a Chipinque

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

El territorio perteneciente al actual municipio de San Pedro Garza García, tiene su origen en una merced de tierras otorgada por Diego de Montemayor a favor de Diego Rodríguez, las cuales abarcaban un sitio de ganado mayor, uno de ganado menor y ocho caballerías de tierra en el paraje Los Nogales. En 1624 pasan a formar parte del matrimonio entre la hija de Diego Rodríguez y Sebastiana Teviño llamada Mónica, quien se casó con Miguel de Montemayor. Estas tierras se acrecentaron por el rumbo del valle del Huajuco en donde los Rodríguez de Montemayor formaron haciendas y familias. Por la calidad de la tierra y las aguas, la hacienda de los Nogales seguramente fue de las mejores de todo el reino. Estuvo  al cuidado del valle de San Pedro y luego perteneciente a la municipalidad de Garza García. Los terrenos en donde actualmente está Chipinque pertenecieron a Rafael García Garza. Su hijo Antonio García a nombre de la familia, vendió a Prisciliano Siller el 15 de enero de 1877, todos los terrenos que les pertenecían situados en la Sierra Madre. En un plano de 1906 aparece un lugar en la montaña perteneciente a la familia Siller llamándole Chipinque, dentro de la Comunidad de Accionistas de la antigua hacienda de San Pedro. Para José Flor Navarro fueron  unos excursionistas del Círculo Mercantil Mutualista de Monterrey quienes le pusieron el nombre de Chipinque en 1918 y cuyo nombre conviene recordar: Pedro Tijerina y Julián Cisneros. Anteriormente a la meseta se le conocía como la Mesa del Pelotazo, en alusión al tiro de arcabuz. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario