miércoles, 21 de mayo de 2014

Chipinque, Olinalá, la sierra de Anáhuac y Juan Andrew Almazán

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Cuando el general Juan Andrew Almazán fue jefe de operaciones militares en Nuevo León, compró parte de una extensión de tierras a la familia Siller en 1936: le puso sierra de Anáhuac a toda la montaña y mandó hacer una colonia veraniega llamada Olinalá en honor al pueblo en el cual nació en el estado de Guerrero. Dispuso la construcción de un camino rumbo a Chipinque, el cual incluía un puente que pasaba por el río Santa Catarina cerca de San Jerónimo. Este subía por la Loma Larga, por donde ahora está la escultura de la Diana y bajaba para adentrarse a las labores de la llamada Décima. Los trabajos de construcción estuvieron dirigidos por el también general Rodolfo Herrero. Estas obras propiciaron un eje vial del cual partía una avenida llamada Libertad hacia el norte, hoy Gonzalitos; al este la calle Hidalgo, al oeste San Jerónimo y al sur la carretera a Chipinque, inauguradas el sábado 7 de septiembre de 1935, comprendiendo el puente y la carretera a Chipinque. Ya con un acceso seguro y formal, el paraje se hizo famoso por su importancia y belleza. Se construyó un magnífico edificio que sirvió como restaurante el cual cerraron a fines de 1936 por incosteable, pero el lugar pronto se convirtió en un atractivo turístico, pues el entorno montañoso comprendía un bosque cercano a la ciudad de Monterrey, con todas las ventajas climáticas en contra de los fuertes calorones que se sienten en la región. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario