jueves, 27 de febrero de 2014

Los llamados "Bárbaros del Norte"

Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de Santa Catarina

Por las crónicas de Alonso de León y Juan Bautista Chapa, sabemos que éstos a su vez se dividían en innumerables rancherías, formados por pequeños grupos unidos por parentesco. Se habla de un total de 251 tribus que hablaban distintas lenguas entre sí. Durante el verano vivían en los repechos de las montañas y en cuevas. Durante el invierno vivían en pequeñas aldeas que formaban de diez a quince chozas dispuestas en forma de media luna. Las habitaciones eran de carrizo y zacate, las cuales tenían forma de campana. Carecían de ventanas y solo un pequeño acceso. Dormían en el suelo o en cueros de piel curtida de un cíbolo. La almohada era de heno o zacate. Para guardar sus alimentos usaban cestos de fibras y como platos, conchas de tortuga.Se vestían con pieles curtidas. Los españoles desde su perspectiva los vieron desnudos. Unas tribus usaban zamarros de conejos con los que hacían rebozos. Llevaban el pelo largo, suelto, atados con una cinta de piel que les llegaba más debajo de la cintura. Las mujeres usaban faldas con hierbas torcidas o formaban dos piezas con piel de venado. Se adornaban con frutas secas, caracoles y dientes de animales que al andar hacían ruidos muy estimados por los varones. Tenían la costumbre de perforarse la nariz, los labios y las orejas. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario