viernes, 28 de febrero de 2014

¿Desaparecieron o aun permanece su legado entre nosotros?

Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de Santa Catarina


Contrario a lo que se cree y gracias a las investigaciones que han hecho historiadores y antropólogos, se sabe que los chichimecas no desaparecieron del todo. Se fueron incorporando a los modos de vida propios de la cultura occidental. Desde el principio se dio una interacción entre los naturales y los conquistadores. Los primeros fueron utilizados y manipulados como fuerza de trabajo y para la conversión religiosa. Pero los indígenas nunca se sometieron. En ciertas ocasiones algunos grupos indígenas tuvieron que rendirse a cambio de alimentos y vestidos. Pero su presencia y huella perdura entre nosotros. ¿Qué queda de su legado en la actualidad? Lo más importante en materia vivencial que nos habla de la identidad chichimeca son sus huellas arqueológicas, situadas en antiguos asentamientos humanos alrededor de sitios con abundante agua y vegetación. Nos quedan además fogones y arte rupestre que en cierta forma demuestran intercambio cultural con las culturas mesoamericanas. De hecho, la cultura huasteca dejó en Árido América sitios de notable valor estético e histórico, por ejemplo, Balcón de Moctezuma cerca de Ciudad Victoria. Existen en muchos de nuestros municipios, el patrimonio intangible a través de la llamada historia oral como cuentos, leyendas o rumores que relacionan al indio con cuevas, tesoros fabulosos o matanzas. Creencias mágico-curativas y religiosas, tradiciones, costumbres, nombres de lugares como Icamole, Nacataz, Mamulique, Lazarilllos, entre otras cosas más.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario