miércoles, 29 de enero de 2014

El Nido de las Águilas: la casa de Eduardo Aguirre Pequeño

Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de Santa Catarina sin nombramiento oficial

 
El ilustre médico, científico y humanista don Eduardo Aguirre Pequeño era el dueño de un paraje situado en General Zaragoza, Nuevo León llamado El Salto. Se sentía orgulloso de tener el sitio considerado más hermoso de la entidad, hasta que alguien le mencionó: “El lugar más bello y pintoresco de Nuevo León está en el cañón de Santa Catarina”. Vino a conocer el cañón y en efecto, quedó encantado con los paisajes y montañas de la Sierra Madre perteneciente a Santa Catarina. Vendió El Salto y compró unos terrenos correspondientes a un sitio conocido como El Alamar, el cual daba a una de las paredes del cañón de la Virgen. A principios de 1950 comenzó a construir contando con sus hijos, alumnos y amigos de ellos, la famosa casa a la cual llamaron El Nido de las Águilas. El maestro albañil fue Simón García Verastegui, cuyos hijos también apoyaron y cuidaron las propiedades del doctor. Un hijo de doctor Aguirre Pequeño, el también médico Pablo Aguirre Cossío, una vez debió trabajar como albañil sin importar que al día siguiente tenía un examen muy difícil en la facultad de Medicina de la entonces Universidad de Nuevo León.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario