viernes, 31 de enero de 2014

Adiós a La Huasteca

Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de Santa Catarina

Hubo un tiempo en que La Huasteca fue una congragación, tan importante como La Fama y Los Treviños. Alguna vez se llamó Hacienda de Buentellos y en ella se vivía de la agricultura. De acuerdo a sus pobladores cosechaban todo lo que sembraban. Y tenían el agua suficiente para asegurar la vida. De la Boca del Potrero de Santa Catarina se abría un ángulo de tierra delimitada al sur y al este por el río Santa Catarina y al poniente con la acequia del Molino. Se podía acceder por dos vías: el antiguo camino a la Huasteca que inicia en donde actualmente está entre las fábricas de Gonher y De Acero y el otro por la calle Hidalgo al sur. A partir del pintoresco paraje conocido como La Culebra y la famosa Casa de Piedra, (ya destruida por cierto) se recorría a la vera del señorío de la acequia. Luego en la década de 1950 le pusieron el nombre de Miguel Alemán a la calle y ahora avenida que divide el complejo habitacional de la Infonavit Huasteca. La Huasteca termina más o menos en donde actualmente está la zona industrial de El Lechugal pertenecientes  a otras dos haciendas: los Arredondo y la Capellanía. Viniendo por el antiguo camino a la Huasteca se pasaba por un puente de piedra y la única calle existente llevaba el nombre del benemérito Benito Juárez. Las labores se convirtieron en fincas de descanso y luego en colonias y estacionamientos. El antiguo camino a La Huasteca está a punto de desaparecer, como tantas cosas que vimos y estaban y ahora ya se fueron gracias a la modernidad y al progreso que no respeta la identidad y el patrimonio de los pueblos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario