domingo, 29 de diciembre de 2013

Para llegar a las Canoas

Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de Santa Catarina
 
Hay tres formas de llegar a Las Canoas: subiendo por la Cuesta de la Manteca y el Pajonal, lo cual no se puede debido a la cortina Rompe Picos que impide el paso hacia Tinajas. La otra es bajar por San Antonio de la Osamenta, El Tunalillo y Santa Cruz. La tercera es de más aventura y osadía: entran por San José de los Nuncio en Ramos Arizpe, Coahuila y atraviesan una serie de cuestas y cañadas en donde los paisaje son maravillosos: Las Navajas, el Agua del Toro, el rancho de Petra Aguilar, El Refugio de los Aguilar, Los Llanitos llamado también la Mesa de la Cruz y cinco kilómetros más abajo están Las Canoas. Lamentablemente los caminos siempre están en malas condiciones y se requieren vehículos con rodada alta. O también pueden subir en bicicleta de montaña. Ya estando en Las Canaos pueden visitar la escuela vieja que una vez recibió el nombre de Cosme Saldívar Abrego, ex alcalde de Santa Catarina en 1881 y hermano de Diego Saldívar. Está el templo construido en 1983 gracias a las aportaciones de don Tiberio Martínez y un grupo de bienhechores, dedicado a San Pedro y San Pablo. Los habitantes viven en cabañas construidas con troncos de madera de pino re cubiertas con una mezcla de tierra, agua y cal. La gente es muy hospitalaria y siempre reciben gratamente a los visitantes con lo poco que tienen. Las Canoas se hicieron famosas cuando en junio de 1924 la gavilla de Ricardo Gómez y Santiago Torres se quedaron varios días en el lugar, ocultándose después de robar un tren en Rinconada. Ahí lo mataron donde está la capilla y es una historia digna de contarse en otra ocasión.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario