domingo, 29 de diciembre de 2013

Las Canoas de Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de Santa Catarina
 
Siguiendo el camino de terracería, más delante de los Placeres están las Canoas. La sierra sigue su curso de oriente a poniente y cada vez se hace más angosta. No obstante en ella se forman valles en donde los pobladores se asentaron alguna vez en las orillas de las cañadas y en las laderas de la montaña. ¿Por qué Canoas si no hay un lago o laguna? Porque los agricultores para hacerse del agua de los manantiales hicieron canoas para que el vital líquido llegara hasta los abrevaderos.   Entonces las canoas mentadas son troncos partidos a la mitad en los que dejaron una oquedad parecidos a las atarjeas pero en lugar de piedra de madera. La gente de la sierra es muy ingeniosa y aprendió a vivir en estos rumbos y a sacar provecho y a cuidarse bien, donde los indios bárbaros a cada rato se metían, los bandidos buscaban refugio y las partidas militares merodeaban buscando malhechores que le daban la vuelta a la Cuesta de los Muertos. Contrario a lo que se cree, esta comunidad nunca tuvo el nombramiento y dotación de ejido. Por su actividad agropecuaria y cantidad de habitantes si fue considerada una congregación. Las Canoas está situada a 1,660 metros sobre el nivel del mar. Fue conocida en el siglo XIX como la Cañada de Arizpe. Luego llegaron Pedro y Pablo Flores para formar un pueblo de agricultores en donde asentaron sus reales además de los Flores, los Arizpe, los Aguilar, los Berlanga, los de Luna, García, Hernández, Camarillo y otros núcleos familiares. Todos ellos vivieron muy felices sembrando maíz y frijol, levantando muchas cajas de manzana, ciruela y chabacano. Hoy en día solo quedan cuando mucho 15 habitantes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario