sábado, 28 de diciembre de 2013

De donde viene el viento y el olor: El Sahumado

Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de Santa Catarina
Montaña arriba, a tres kilómetros de El Pajonal está el Sahumado. Una labor con tierras tan fértiles en donde se levantaba la mejor manzana de toda la sierra Madre de Santa Catarina, Santiago y Arteaga. En esa labor un grupo de los llamados indios bárbaros mataron a don Silvestre Sánchez en 1852. Sus hijos y nietos fieles a la tradición la trabajaron con respeto y amor. Con el correr del tiempo debieron venderla a don Tiberio Martínez quien con su señora esposa le dieron vida y un segundo aire a los poblados de la Sierra. Tenían casa en Nogales y desde el Sahumado contando con el apoyo del padre Juan Héctor Garza de la parroquia de Santa Catarina, todos los pueblos construyeron sus capillas, se hicieron misiones y trabajos de desarrollo social y comunitario. Don Tiberio murió pero El Sahumado está al cuidado de mi amigo Vicente López Saavedra, una persona solidaria y hospitalaria que trabaja y cuida las tierras así como el brindar ayuda a quien lo requiera. Vicente se casó y tuvo dos niños que pronto le harán abuelo. El Sahumado es el humo aromático usado con fines rituales para purificar y limpiar los templos y las casas. Y desde ahí el olor a la manzana y el madroño recorren todos los cañones de la Sierra Alta de Santa Catarina, ahí donde habita el hombre de la montaña que es mi hermano.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario